Justicia en la picota

Después de los cuellos blancos, ¿qué hacemos con el sistema de administración de justicia?

-¿Cómo se prepara el ceviche de pato?
-Hay que conseguir que el pato sea criado en corral, ¿no? alimentado bien. Luego de ello, se troza, ¿no? el pato. Se sazona.

Pregunta del examen oral para ser fiscal en el Perú.

La justicia, en el Perú, tiene mala reputación. Según la encuesta de GfK de junio pasado, 8 de cada 10 peruanos desaprobaba el desempeño del Poder Judicial (PJ) y 7 de cada 10 desaprobaba el del Ministerio Público (MP o Fiscalía de la Nación, son lo mismo).

Luego de que se hicieran públicos los audios de la corrupción que afecta a ambas instituciones dicha proporción llegó a 9 de cada 10. El primer audio, protagonizado por el exjuez supremo César Hinostroza, fue publicado por IDL-Reporteros el 8 de julio.

Los audios involucraban a jueces y fiscales del más alto nivel, empresarios y miembros del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) en una red de corrupción que vendía sentencias e investigaciones fiscales a la medida copando, para ello, posiciones en las distintas salas e instancias del Poder Judicial y de la Fiscalía de la Nación. De ahí que el dicho “es mejor un mal arreglo, que un buen juicio” refleje bastante bien la opinión de la ciudadanía sobre la administración de justicia en el Perú. “Después de ser entrevistada por el CNM me enteré de que a algunas personas les daban las preguntas de las entrevistas y hasta de los exámenes. Que las vendían, ¡por decenas de miles de dólares! ¿Cómo podemos aspirar a tener un Poder Judicial independiente en esas condiciones?”, explica la ex jueza superior anticorrupción y ex jefa de la Oficina Nacional Anticorrupción, Carolina Lizárraga.

Ibañez y el CNM

¿Cómo se copaban puestos en el Poder Judicial y en la Fiscalía? Dejando fuera a los profesionales que pudieran ser incómodos por su independencia.

Luz Ibañez

En 2013, la fiscal Luz Ibañez postuló al cargo de Fiscal Suprema pero no alcanzó la plaza. En su examen escrito no se contabilizaron todos los puntos que obtuvo: estos habían sido anotados por el evaluador al lado de cada una de las cuatro preguntas del examen y sumaban 14 puntos. Pero le pusieron 11. Ibañez reclamó ante el CNM y no obtuvo respuesta pese al error evidente. Entre los fiscales que sí pasaron a la siguiente etapa del proceso están los actuales fiscales supremos Tomás Gálvez Villegas y Víctor Raúl Rodríguez Monteza.

Fiscal Supremo Tomás Gálvez

¿Quién es Gálvez? Además de sus reconocidos vínculos con el montesinista José Cavassa y los audios en los que aparece grabado pidiéndole favores al defenestrado exjuez, César Hinostroza; Tomás Gálvez fue denunciado por su asistente -Gínger Salguero Alcalá- por inflar el presupuesto de capacitaciones para quedarse con más de 23 mil soles. A tal fin, Gálvez presentó boletas falsas y, más tarde, para desacreditar dicha denuncia, el mismo Gálvez presentó las declaraciones juradas de los asistentes a esas capacitaciones con firmas adulteradas y falsas. La denuncia no llegó a ninguna parte: el entonces Jefe de Control Interno del Ministerio Público archivó el caso. Su nombre era Pedro Gonzalo Chávarry Vallejos, el (ex) actual fiscal de la Nación.

Fiscal Supremo Víctor Raúl Rodríguez Monteza

El fiscal Rodríguez Monteza, por otra parte, es señalado de haber alertado a la red de César Hinostroza y Walter Ríos -ex presidente de la Corte Superior de Justicia del Callao- de estar siendo grabados. Rodríguez Monteza – Víctor Raúl, como Haya de la Torre- siendo protagonista de su propio audio intentó amedrentar a los periodistas Gustavo Gorriti y a Rossana Cueva con denunciarlos por obstrucción a la justicia si no le entregaban los audios que estaban en su poder y delataban a sus fuentes, en una clara violación de la Constitución y de la ley que -se supone- Rodríguez debe conocer porque es un Fiscal Supremo.

Pedro Gonzalo Chávarry se convirtió en Fiscal de la Nación con los votos de Gálvez, de Rodríguez Monteza y de sí mismo. Los tres tienen audios y están o han estado relacionados con personajes sindicados como miembros de la organización criminal los Cuellos Blancos. La Dra. Ibáñez tuvo suerte: en marzo del año pasado (2018) se convirtió en jueza de la Corte Penal Internacional de Justicia de La Haya. Fue elegida en primera vuelta.

En la foto, la primera de la izquierda es la abogada Luz Ibáñez.

La madre del cordero

-¿Cuál es el plato típico del día lunes de Mosefú?
-Es el espesado.
-El espesado, muy bien. Entonces sí se ha compenetrado con la realidad de Monsefú.
-Es el plato típico norteño, señor consejero.

El primer punto del referéndum convocado por el Presidente Martín Vizcarra se refierió a la modificación constitucional que permitirá reemplazar al CNM -que elegía y ratificaba a los jueces y fiscales- por la Junta Nacional de Justicia (JNJ) y modificar el mecanismo de elección de sus miembros.

Todos los abogados consultados para este artículo piensan que este cambio es muy importante pero insuficiente para limpiar el sistema de administración de justicia y sus órganos de control y para evitar que ingresen individuos como Hinostroza, Ríos o los exmiembros del CNM.

César Azabache, abogado penalista, ex procurador anti corrupción.

“Hay que crear un Poder Judicial nuevo”, sostiene el criminalista César Azabache. El sistema “está repleto de cargos cuyo nombramiento, promoción y ratificación no dependen del CNM sino de otras salas de mayor jerarquía y de quienes las presiden”. En uno de los audios se escucha al exjuez Walter Ríos decir que debe “mantener la hegemonía” en su sala.

Una Comisión Especial integrada por el Defensor del Pueblo, el Presidente del Poder Judicial, el Fiscal de la Nación, el Presidente del Tribunal Constitucional, el Contralor general de la República y dos rectores elegirán a los miembros del JNJ. Eso, en opinión del exfiscal Avelino Guillén “es colocar a las cabezas de las instituciones para que elijan a quienes presidirán sus instituciones”. Cierto: si, por ejemplo, el Fiscal de la Nación será el encargado de escoger a quienes elegirán a sus sucesores, el sistema de deudas y favores que utilizaban Los Cuellos Blancos queda intacto.

Los consultados para este artículo también coinciden en que el CNM siempre tuvo graves problemas por la injerencia política y por eso el JNJ debe ser blindado. Como Azabache, Guillén piensa que “habría que refundar el sistema de justicia, pero para eso se necesita, paradójicamente, del poder político; y este no está dispuesto a tener un Poder Judicial verdaderamente eficiente e independiente porque saben que, tarde o temprano, todos los políticos terminarán allí”.

Carolina Lizárraga, ex jueza y ex jefa de la oficina nacional anti corrupción.

¿Qué hay que hacer? Transparencia absoluta. Para Lizárraga “la transparencia es clave. Sin procesos transparentes no habrá mejora que se sostenga y a eso ayudan cosas simples como tener, por ejemplo, expedientes digitales”. Sí, el que las sentencias se publiquen y notifiquen electrónicamente a las partes en tiempo real impide -o hace mucho más difícil- que se modifiquen luego.

“La opacidad permite y genera corrupción”, coincide el exprocurador Julio Arbizu. Señala que la cultura judicial en términos procesales está “atascada en el siglo pasado, llena de ritualismo y secretismo”. Cultura que, según Arbizu, favorece la formación de grupos en los que predominan códigos y encuentros que se corresponden con la estructura del desactivado CNM y que los audios hicieron públicos.

Julio Arbizu, abogado penalista, ex procurador anti corrupción.

De hecho, la opinión experta de muchos juristas, jueces y abogados litigantes reunidos en un trabajo de Jaime de Althaus del 2015 (“La gran reforma institucional”), ya señalaba que la transparencia y la meritocracia eran fundamentales para mejorar los procesos judiciales y reducir los espacios dentro de la judicatura para la aparición de iniciativas corruptas. ¿Pero es eso suficiente? ¿Acabarán la transparencia y la tecnología con la corrupción?

El demonio en los detalles

El Poder Judicial es, dice César Azabache, como una gran caja negra. Aunque muy pocos saben cómo funciona por dentro, la inmensa mayoría de las personas y empresas que acaban en el sistema de administración de justicia no entiende de leyes ni de procesos ni de fórmulas legales y no tiene más remedio que creer lo que dicen sus abogados y los jueces y los fiscales. Es, literalmente, como entrar con los ojos vendados a un laberinto. En ese sentido, hasta el tan poco amigable meta leguaje abogadil resulta tremendamente funcional a la corrupción: alta opacidad, baja transparencia.

Además, las propias estructuras del sistema favorecen la corrupción. Por ejemplo, un juez provisional le debe el puesto al presidente de la sala superior y, por lo tanto, también cierta sujeción en desmedro de su independencia y autonomía. Por eso, eliminar la provisionalidad de los jueces y su movilidad es una buena idea según todos los consultados. Un juez titular -lo mismo que un fiscal titular- no está sujeto a subordinación jerárquica: es decir, no le debe el puesto al superior ni, por lo tanto, obediencia alguna. En el Perú hay cerca de 3 mil jueces y unos 300 son provisionales. La mitad de los 40 jueces de la Corte Suprema lo es. ¿Por qué hay tantos? Porque no hay presupuesto. Guillén insiste: “a los políticos no les interesa la justicia independiente”. Sin recursos, no hay más jueces. Tampoco mejores. Tampoco voluntades que se compren el pleito de reformar el aparato judicial desde dentro.

El penalista César Nakazaki coincide en que la independencia e imparcialidad de los jueces es un asunto central. Un juez independiente es uno que puede trabajar sin presiones internas ni externas porque “ni todos los jueces son corruptos ni todos los casos derivan en corrupción ni todas las partes en un litigio o quieren o pueden acceder a los mecanismos de la corrupción”.

César Nakazaki, abogado penalista.

Para Nakazaki -en algún momento abogado de hasta tres expresidentes de la República- una de las presiones más fuertes que enfrentan los jueces actualmente es política, “pero no porque haya razones ideológico-políticas detrás, sino porque los políticos usan a las instituciones para defenderse de los problemas legales que tienen”. La reciente “guerra” política entre el Poder Ejecutivo, el Fiscal de la Nación y Fuerza Popular es, para Nakazaki, un claro ejemplo de esto último porque, considera él, que en el poder judicial no existe “ningún partido hegemónico como lo fue el APRA, en su momento”.

El actual presidente del Poder Judicial, Víctor Prado Saldarriaga, anunció en agosto nuevos procedimientos para la designación de jueces provisionales “para que la selección no responda nunca más a la empatía, improvisación y decisión exclusiva y excluyente del Presidente de la Corte Suprema y de los titulares de las cortes superiores”.

Sin embargo, eso es solo una parte. El que los jueces puedan ser transferidos casi a voluntad de la sala que los pone, también afecta la estabilidad y la autonomía y la independencia de los juzgados a cargo de dichos jueces. Existe, además, la figura de los jueces supernumerarios: abogados que ingresan temporalmente a cubrir plazas en juzgados y que tras un periodo corto regresan a su práctica privada. Estos jueces tienen todos los incentivos perversos para constituir lo que Guillén llama “anillos de corrupción”.

Corrupción con pedigrí

A decir del exfiscal Guillén, siempre han existido redes y mecanismos en la administración de justicia que aseguraran la impunidad para grandes casos de corrupción. Lo que hacen estas redes -que no son otra cosa que organizaciones criminales dentro de la judicatura- es vender un servicio: fallos judiciales a la medida. Eso eran -o son- Los Cuellos Blancos del Puerto, pero a una escala de poder e influencia, probablemente, sin precedentes ni símiles pues de cada 120 toneladas de clorhidrato de cocaína que dejan el Perú, 80 salen por el Callao.

En el VRAEM, un kilo de cocaína cuesta entre 1 000 y 1 200 dólares. Puesto en el Callao, ese mismo kilo puede llegar a los 6 000. Solo el meterlo en un contenedor que lo saque del país, cuesta 1 000 dólares extra por kilo. Si al año salen 80 toneladas de cocaína por el Callao, hablamos de 80 millones de dólares al año que los narcos pagan para meter su droga en naves que dejan el país. Mucho dinero, mucha organización, muchas personas, muchos delitos involucrados y muchas causas penales que procesar.

Avelino Guillén, ex Fiscal de la Nación.

“Yo ingresé en 1980 al Poder Judicial y estas redes ya existían. Hasta los jueces honestos, para poder ser ascendidos -o incluso para mantenerse en el cargo-, tienen que relacionarse con estos grupos porque estos imponen su presencia y también imponen la necesidad de tocarles la puerta por algún favor”, relata Guillén.

Para la abogada penalista Romy Chang, el problema es anterior al control: la educación deficiente de los abogados que se incorporan al sistema de justicia. “Algunas universidades estafan a los estudiantes porque no les enseñan a ser abogados, solo un cartón que no sirve”, afirma.

En efecto, el caso del actual fiscal de la nación, Pedro Chávarry, y su calificación presuntamente insuficiente y alterada para acceder a convertirse en fiscal supremo no es aislado. Según la penalista, hay jueces en instancias superiores que no aprobaron los exámenes pero que siguen en sus puestos “porque no hay quién los reemplace y ellos son los que resuelven las causas en última instancia”.

El Dr. Nakazaki sostiene que los cuadros profesionales que se incorporan al sistema deberían estar mucho mejor preparados. “La academia de la magistratura fracasó y a los fiscales y jueces que traemos de provincia para prepararlos les metemos 50 temas en dos días, ¿cómo va a solucionar algo eso? Estamos a merced de lo que hay”, afirma.


Romy Chang, abogada penalista.

El desconocimiento del derecho es enorme, se manifiesta cotidianamente y genera corrupción. “Por ejemplo, no cabe plantear un habeas corpus cuando tienes un proceso de prisión preventiva sin resolución de segunda instancia. Pero, ¿qué pasa si lo presento antes de la segunda instancia y encuentro un juez que sí me lo acepta y me lo da? Tres jueces dicen que sí y dos que no. ¿Cuánto me das para decir que sí procede?”, explica Chang.

El ingreso de abogados sin conocimientos mínimos crea vacíos en el sistema que rápidamente son aprovechados por las grandes mafias, pero también por mafias más pequeñas. El sociólogo criminalista Jaris Mujica encontró núcleos de corrupción instalados fuera de la judicatura, pero alrededor de ella; específicamente, en los pasillos del Poder Judicial. Abogados que pululan en los corredores y se articulan con los secretarios y los asistentes de los juzgados ofreciendo servicios como “subir el expediente” y “acelerar” los procesos.

Si ni siquiera los abogados que consiguieron un lugar como jueces o fiscales en el Poder Judicial conocen la ley ni los procedimientos a cabalidad, ¿qué es verosímil esperar de aquellos que ni siquiera lograron ingresar y se dedican a litigar desde pequeñas oficinas en los alrededores del Palacio de Justicia?

Chang explica que muchas veces “estos abogados incrementan la sensación de corrupción” porque le piden dinero a sus clientes para coimear jueces que en realidad son incoimeables o para aceitar la pequeña maquinaria delincuencial que -a diferencia de los círculos mafiosos dentro de la judicatura- no puede garantizar una sentencia en un sentido u otro, pero sí que puede empujar un proceso para que el juez lo vea antes y, al menos, acelerar el fin del proceso.

Y entonces, ¿qué hacemos?

Todos los abogados consultados para este artículo coinciden en que hay al menos tres frentes de los que hacerse cargo para empezar a entender por dónde deberían venir las soluciones.

Primero: La manera combatir el tráfico de sentencias, de investigaciones y de influencias debe cambiar drásticamente. Según Azabache, se les debe perseguir e investigar como se investiga el narcotráfico: adelantándose a él, interviniendo teléfonos, con agentes encubiertos, con seguimientos, etc. Esta es labor de la policía y de la fiscalía y no precisa cambiar el marco normativo. “El tráfico se para en tiempo real, sino, es historia; es como tratar de investigar el tráfico de menores en la Reniec”, sostiene.

Los audios del CNM que dieron lugar al caso Lava Juez, corroboran esta aproximación: sin interceptaciones telefónicas César Hinostroza seguiría siendo Juez Supremo y vendiendo sentencias absolutorias a violadores de niñas; Walter Ríos seguiría siendo el presidente de la Corte Superior del Callao pidiendo 10 mil verdecitos para “solucionar” “cositas”; ambos moverían sus influencias para nombrar jueces y fiscales y el mismo CNM -con el Dr. Rock cantando en el programa de Chibolín- seguiría haciéndoles el favor eligiendo a los jueces y a los fiscales que Hinostroza y Ríos les pidieran elegir.

En 2013, la procuraduría anticorrupción que dirigía el penalista Arbizu elaboró la tesis de que el expresidente Alan García Pérez habría recibido “dádivas” de Odebrecht a través de conferencias por las que cobraba sumas inexplicables. Recién 5 años después, gracias a los métodos que Azabache sugiere utilizar también en las investigaciones que involucren a miembros de la judicatura, se comprobó que al menos una de esas conferencias fue pagada desde la caja 2 de Odebrecht. Y hoy sabemos, además, que dicho pago en efecto fue simulado: ni el organizador de la conferencia pagaba a los conferencistas (ni cobraba por asistir), ni Odebrecht tenía nada que ver con dicha organización.

Segundo: El problema empieza en las personas encargadas de hacer funcionar el sistema: educación deficiente, desempeño deficiente. Calidad educativa ínfima, egresados malos y mediocres, facultades de derecho que se dedican a formar abogados empresarios o corporativos en exclusiva; todo suma. O resta. Muchos abogados que postulan al sistema lo hacen porque no tienen otras opciones. Esto es una amenaza para la administración de justicia porque hay más jueces incompetentes que corruptos y eso introduce un factor de impredictibilidad enorme en el sistema. La incompetencia dentro de la propia judicatura impide estimar el resultado de un juicio y allí es cuando se admiten causas sin sentido que a veces ¡ganan!

La corrupción tiene mucho espacio y mucho éxito en dicho contexto, según explica Chang: “todos sabemos que el ají pica, sí. Pero si alguien te puede decir que el ají es dulce, estamos frente a un problema: ¿interpretó o aplicó mal la norma o hizo lo que le dio la gana por algún incentivo indebido para decir que el ají es dulce?”.

Para Chang, Lizárraga y Arbizu, se requiere asegurar un nivel mínimo de conocimientos para los egresados y, si la Sunedu no puede certificar la calidad de una determinada facultad de derecho, el Estado debería obligar a pasar una prueba estandarizada con parámetros mínimos para recibirse de abogado. “El derecho es una herramienta muy poderosa, es como un carro que te permite, en teoría, hacer cosas buenas y malas; como un arma. ¿Cómo vas a entregarle armas a gente que no las sabe usar? ¿Queremos monos con metralletas?”, se pregunta Chang.

Tercero: “Cuando los partidos políticos, sobre todo uno en particular, decide que hay que tomar el Poder Judicial, este se politiza y aparecen grupos con intereses y preferencias políticas afines. Y aunque el que tengan una postura política personal no es negativo en sí mismo, cuando hacen su trabajo con objetivos partidarios la justicia deja de ser justicia”, explica el exfiscal Guillén.

Al poder político le conviene una justicia coja y sin recursos suficientes para empoderarse. La insuficiencia de los sueldos, la excesiva carga procesal, la pésima reputación que tiene el oficio frente a la opinión pública, la precariedad de la infraestructura en la que desempeñan sus funciones, contribuyen -todos- a lumpenizar y mercantilizar la justicia. Eso no se podrá arreglar sin buena gestión y sin más presupuesto.

Un juez superior gana 15 mil soles al mes, pero el monto pensionable es solo 3 mil soles. Por eso no se quieren ir nunca, o buscan incentivos por “fuera”, quizás, como quien guarda pan para mayo.

Vicente Walde, abogado y actual jefe de la Oficina de Control de la Magistratura, maltrató a un policía cuando este le dijo que no estaba permitido cuadrarse en zona rígida.

Colofón

Este artículo presenta los problemas más urgentes en el sistema de administración de justicia del Estado y por eso no se detiene en las crecientes islas de excelencia que existen dentro del Poder Judicial y del Ministerio Público. En palabras del exfiscal Avelino Guillén, “hay un enfrentamiento entre el viejo modelo tradicional de administrar la justicia con todas sus corruptelas y una nueva generación de jueces y fiscales que impulsan un cambio profundo en el sistema de administración de justicia”.

Y los vemos hoy, en la televisión. Siempre ha habido buenos elementos, pero siempre se les ha tenido que tener aislados del resto para que no se contaminen. La buena noticia, según Nakazaki, es que empiezan a aparecer más y más de estos profesionales que sí buscan ser jueces y fiscales honestos para servir y no para hacerse millonarios o ganar cuotas de poder.

El Perú solo avanzará, tanto como su aparato de justicia se lo permita.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Así que te gustan las banderillas… a ver, clávate una.

¿De qué estamos hablando?

“Llegará el día en que los hombres, como yo, verán el asesinato de un animal como ahora ven el de un hombre”, Leonardo da Vinci.

Lo dijo un artista. Tal vez uno de los más grandes de la historia de la humanidad. Pero claro, seguramente el señor aquel “no entendía” este arte de matar de a pocos.

El argumento de que las corridas de toros son una manifestación cultural que merece ser conservada y cuidada y procurada es tan endeble que se cae solita: la cultura avanza y las prácticas cambian con los tiempos, entre otras cosas, precisamente porque somos cada vez más conscientes de las otredades: todas las otredades. Y se supone que cada vez entendemos mejor nuestro entorno y a los seres que lo integran junto con nosotros.

En el siglo XVII (hace alrededor de 400 años) René Descartes aseguraba que los animales eran máquinas sin alma y que eran, por ello, incapaces de sentir dolor o cualquier otra cosa (la idea era excluir el que tuvieran un ‘motor’ espiritual, pero esa es otra historia). Entendemos (y me parece que cualquiera en este debate, que haya tenido contacto con un animal, lo sabe), que aquello no es así. Los animales son capaces de experimentar dolor, sufrimiento y padecer de estrés tanto o incluso más que los seres humanos. Hasta pueden padecer enfermedades mentales y neurosis. Y eso no es subjetivo, es mensurable y se ha medido y se mide ¿nunca vieron un perro desmayarse o hasta morir de emoción?. (Si no me creen, cómprense este libro)

Dicen que no es tortura…

Puya del picador

Banderillas.

El resto de las

El derecho de un animal a no ser torturado y que su sufrimiento alargado no sea un espectáculo, debería pesar más que el derecho a divertirse y a aplaudir que tienen los asistentes a las corridas de toros. Eso me parece indiscutible. Lo otro sería decir: “yo tengo derecho a que se tolere mi afición y mi ‘costumbre’ y mi ‘manifestación cultural’; pero el toro no tiene ningún derecho: puede y DEBE ser torturado, cortado, mutilado, hincado, acosado, desorientado y muerto mientras yo aplaudo con mi bota de vino a un lado y mi flaca y mis patas al otro (disculpen mis amigos, pero encuentro el cliché irresistible).

La tesis de la valentía del torero y la técnica son poses accesitarias: se premia más y mejor al que mata más lento y ‘bonito’, no al que indulta. Por eso es tan raro.

Por otro lado, el argumento de que prohibirlas constituye una violación y una intromisión a los derechos de los aficionados y que ello es equivalente a que el Estado diga qué se les enseña a los niños en el colegio es una falacia y un absurdo porque de hecho ya sucede. ¿Quién diseña los currículos? ¿Cada padre en su casa o es el ministerio de Educación la entidad que decide qué debe ser enseñado, cuándo y cómo?

Lo que sucede en el ambiente privado no puede ni debe (y de hecho, legalmente no está) estar por encima de lo que el espacio público admite, permite, tolera o consiente. Las subjetividades de los individuos no son la ley, más bien al contrario.

Decir que la tauromaquia es cultura (lo es, sin duda) para justificar el actual orden de las cosas es, si se quiere, más subjetivo que decir que el toro sufre: lo primero no es más demostrable ni sostenible que decir que las puertas de un colegio deben ser marrones porque así ha sido siempre; así de simple. Por otro lado, afirmar que el toro sufre una larga agonía, entra en estado de shock y muere entre desangrado y asfixiado en su propia sangre, es de una evidencia tal que el demostrarlo científicamente fue una mera formalidad.

Afirmar que el toro no sufre, que agrede por instinto (es verdad, instinto de supervivencia, defensa de su vida) o la pasa bien o que incluso se deleita con el rush adrenalínico porque “nació para ese momento” es demasiado simplón, por decir lo menos, porque en realidad es estúpido. Por lo tanto, lo práctico y demostrable debe prevalecer frente a lo intuitivo en el espacio público. Si quieres matar a un toro dentro de tu casa con un corta uñas (muy lento y muy sangriento) y con tus invitados porque es cultura; adelante, pero no cobres entrada y no pidas exoneraciones tributarias. Es decir, hasta los libros (sí, incluso los de tauromaquia) pagan sus impuestos.

¿Que en los camales sufren más o peor y por eso es inconsistente consumir carne y estar a favor de que se prohíban las corridas de toros?; ¿En qué parte del planeta se quedó el sentido común? Como en el camal los animales sufren y tú te los comes da lo mismo que la tortura sea espectáculo.

O sea, vamos a bajar la valla, no a subirla: como el policía cobra coima y te deja ir, sal a la calle a manejar borrachísimo; como todo el mundo se mete tiros, sería hipócrita exigirle a una autoridad que no lo haga; como no se atrapa ni al 20% de los que delinquen, vamos a dejarnos de sonseras hipócritas y a todas luces imprácticas, inútiles e ineficaces y ya no vamos a denunciarlos porque es por gusto. ¡Ah! Y ni nos quejemos.

Ganado

Existen reglas para sacrificar animales para el consumo humano que buscan minimizar el sufrimiento; el que no se cumplan o se consigan los objetivos a cabalidad no significa que no deban estar allí o que sean exigibles solo a condición de que se cumplan al 100%. Eso de “o todo o nada” es más bien totalitario, no exigir coherencia con los tiempos. Somos mucho más inteligentes que eso.

No se legisla por lo que a alguien “le parece”; por eso es que hay más de 100 congresistas cobrando un sueldo (se supone). La subjetividad y el zeitgeist (así como la moda) siempre van a influir en absolutamente todo (como los toros, también). Así que se legisla, idealmente, de acuerdo a lo que se considera el bien común; a partir de hechos verificables y demostrables.

Funciona como la laicidad: uno puede inculcarle la creencia que uno prefiera a sus hijos, pero estos deben respetar las creencias de los demás en el espacio público (porque este es de todos) y no invadirlo; aunque su confesión religiosa sostenga lo contrario. Porque mi hijo puede ser musulmán o Hindú, pero antes es ciudadano peruano y se le debe respeto por ello y no puede ser discriminado. Y la única manera de hacer que ello se cumpla es resguardando el derecho de todos, limitando las subjetividades de cada una de las creencias o ‘manifestaciones culturales’ al ámbito estrictamente privado (por eso puedes erosionar con cuentagotas al toro dentro de tu casa, a menos que el maltrato animal esté prohibido por ley y alguien te denuncie). Si las escrituras de una determinada religión avalan explícitamente que los sodomitas deben ser lapidados en público ¿debe el Estado permitirlo para no interferir en el ámbito confesional privado? En absoluto. La ley se basa no en una moralidad determinada, sino en hechos y circunstancias mensurables y demostrables (lo que constituye la ética, en el fondo) de modo que las subjetividades como “es cultura” o “es religión” o “a mí me parece” o “están siendo intolerantes” no invadan el espacio público.

¿Qué es lo que a fin de cuentas es el espectáculo taurino? Un proceso muy lento de tortura asistida que termina con el desmembramiento del animal -incluso a veces- cuando todavía respira y su muerte en cómodas cuotas. La técnica del torero, si acaso, tendría algún valor si el animal no estuviera seriamente disminuido de antemano (que son las más de las veces) y el combate fuera de uno a uno. Aún así, se debería prohibir, así como el intento de suicidio mismo está penado en muchos países. Es anacrónico y desfasado y solo demuestra cuán crueles podemos llegar a ser. El gran rasgo humano.

Ahora bien, no es así aún y legalmente los animales no tienen derechos reconocidos en la Constitución. Y como me comentaba un buen amigo, tal vez más importante y sostenible que legislar en contra, es generar empatía (que es lo contrario de la crueldad) entre cada vez más personas. Son dos frentes. Es objetivamente cruel, objetivamente sangriento. Por ahí se puede empezar, recordando que el fanatismo de cualquier color, debilita en el largo plazo. La consistencia permanece; y la consistencia es mensurada.

Ojalá.

Ya pues, avancemos todos. Más pistas y más restaurantes de cinco tenedores no hacen más civilidad y mucho menos más humanidad. ¿Te gustan las banderillas y las espadas? Clávate una.

Ahora, la cita completa de Da Vinci:

“El hombre es en verdad el rey de todos los animales, pues su crueldad sobrepasa a la de estos. Vivimos de la muerte de otros. ¡Somos tumbas andantes!. Llegará el día en que los hombres serán juzgados por la muerte de un animal como hoy se juzga el asesinato de un hombre. Llegará el tiempo en que comer carne será condenado como hoy se condena el comerse a nuestros semejantes, es decir, el canibalismo.”

(Publiqué este Post el 2012 en La Mula pero lo vuelvo a postear sin moverle una sola coma: cortar/pegar)

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El hombre que debía callar

Alguien me lo pasó por WhatsApp. Me encanta.


Empecemos por el final. El ex juez supremo César Hinostroza -viendo que la #SeñoraK no podía garantizar seguridad de no ir a la cana ni siquiera para sí misma- decidió hacer maletas y fugar a España. Para mucha gente era bastante clara la responsabilidad de Hinostroza y su papel en la organización Los Cuellos Blancos del Puerto; las pruebas, los testimonios y los audios estaban todos allí, así que lo único que había entre Hinostroza y la cárcel eran Keiko y su bancada mayoritaria que cada vez es menos útil (y la inutilidad será creciente).

¿Es posible que lo hayan ayudado a escapar? Sí, pero también es posible que lo hayan obligado a hacerlo: las mafias -como las del Callao, por ejemplos, llenas de narcos y sicarios- suelen darle salidas a sus cómplices útiles, no los matan. O no siempre.

Y resulta que Hinostroza se fue del país mientras escogíamos alcaldes y presidentes regionales, es decir, detrás de la cortina de humo perfecta ¡y hace semana y media! Es increíble que nadie supiera que se había fugado, salir del país por un punto de frontera sin control no es ni fácil ni barato. Necesitas contactos, necesitas dinero en efectivo o algo valioso que intercambiar para comprar tu salida. Los narcos, por ejemplo, usan sus joyas y sus inmensos relojes de oro para comprar salvoconductos cuando los pescan y los persiguen. Con lo que llevan encima, basta para salir y ponerse a buen recaudo. Hinostroza no se pudo ir sin la complicidad de, por lo menos, algunas autoridades. Es muy interesante que, cuando lo vemos así, tiene todo el sentido del mundo que la autógrafa que lo despoja de su protección anti-orden-de-captura se haya quedado flotando DOCE días en el Congreso sin salir al Ministerio Público y que, durante esos 12 días, este organismo no haya dicho ni pío considerando que según un informe de la misma fiscalía, Hinostroza pertenece, encabeza y lidera una organización criminal. Muy extraño. O no tanto.

(Por cierto, ¿alguien sabe qué es de la vida de Joaquín Ramírez? Sorry, lapsus, seguramente él no tiene nada que ver en todo esto.)

Pues bien, veamos qué pasó hasta ahora. César Hinostroza se escapó porque no tenía orden de captura, sino solo una orden de impedimento de salida del país.

  1. Pero, si tenía impedimento de salida, ¿cómo terminó en España?

Lo más probable es que haya salido por algún punto no controlado de la frontera, tal y como hacen los delincuentes. Los del VRAEM, por ejemplo, que sacan drogas y tal. Ningún país, ni siquiera un país maniático con sus fronteras como EEUU, controla cada centímetro de su frontera. De a donde sea que haya llegado (Brasil o Bolivia), Hinostroza debe haber tomado un un avión hacia España. Si tiene pasaporte electrónico, solo lo presenta y entra, no hay más. Sabemos que pidió asilo político en ese país y que se lo negaron, así que probablemente de ahí se irá a algún país con el que el Perú no tenga acuerdo de extradición como sí lo tiene con España. Algún país en Asia o en África, tal vez.

  1. ¿Por qué Hinostroza no tenía orden de captura?

Porque un juez supremo tiene una protección constitucional que solo le puede quitar el Congreso. El Congreso -nuestro congreso de amplia mayoría fujimorista- se demoró más de 60 días en acusarlo y proceder a retirarle esa protección con la cual no puede ser investigado ni acusado. Con la excusa de que “hay que hacer las cosas bien”, se tomaron su tiempo (será por eso que la ley con nombre propio para sacar a Fujimori es un adefesio: la sacaron en 48 horas) y de todos modos lo protegieron porque no lo acusaron de pertenecer a una organización criminal.
Tras acordar denunciarlo por varios otros delitos por los que iría preso 8 años como mucho (organización criminal son 30 años), el Congreso dejó la resolución empollando por 12 días sin enviarla al Ministerio Público. Eso recién lo hizo antes de ayer ante la “sorpresa” e “indignación del presidente del Congreso, Daniel Salaverry.

 

  1. ¿De quién es la responsabilidad?

En primer lugar del Congreso. Y lo es tanto que antes de que se confirmara que Hinostroza estaba de cañas en Madrid, el presidente del Legislativo, Daniel Salaverry, removió a los titulares de los cargos administrativos más altos del Congreso y mostró su “indignación” en un tuit. Dos de esos sancionados, retuitearon a Salaverry (Patricia Robinson es una de ellas como se ve en la imagen precedente).

En segundo lugar, la responsabilidad es del Ministerio Público. Cuando se publicó la resolución en el peruano, el 6 de octubre, la fiscalía debió actuar y no lo hizo. Jamás requirió al Congreso para que apure el trámite y le alcance la autógrafa firmada el 4 de octubre, los dejó que empollen. Recién hoy, 17 de octubre de 2018, a las 10 y 30 de la mañana, el fiscal de la Nación, Pedro “el hermanito” Chávarry, entregó oficialmente el caso al fiscal supremo Pablo Sánchez. El congreso y la fiscalía se hicieron los locos. ¿Por qué? Aquí pueden leer al respecto.


https://twitter.com/CesarNakazaki/status/0?s=19

En tercer lugar, la responsabilidad recae sobre el ministerio del Interior. Es verdad que Hinostroza no tenía orden de captura y que no se puede vigilar cada metro de frontera, pero vamos, ¿no tienen inteligencia en el Mininter? ¿No lo vieron salir de Lima? ¿No vieron que no regresa a su casa desde hace cuatro o cinco días? ¿No vieron que se esposa tomó un avión a Europa el 11 de octubre? ¿Estos son los que nos cuidan? Es un tremendo roche y por eso el ministro del Interior renunció hace un rato.

  1. ¿Qué va a pasar ahora?

Primero, el gobierno debe intentar inmovilizar (vía Interpol) a Hinostroza en Madrid, impedir que salga de España. Si sale, nos jodimos, porque seguramente irá a un país con el que no tengamos tratado de extradición. Segundo, preparar un cuaderno de extradición para iniciar un proceso que puede durar hasta 1 año (con suerte). Cuando regrese, ya le podemos preguntar quién es la #SeñoraK. Lo bueno es que con esa salida, Hinostroza casi casi que admite su culpabilidad.

  1. Un poquito de cronología:

En efecto:
-El 4 de octubre el Congreso acusa a Hinostroza y se sienta sobre su resolución. No la envía a la Fiscalía de la Nación.
-El 7 de octubre -domingo de elecciones- Hinostroza se fuga.

-El 10 de octubre detienen a Keiko .

-El 11 de octubre la esposa de Hinostroza se va a España

-El mismo 11 de octubre, el presidente de la corte suprema de justicia de Madre de Dios pide licencia y se va a Cusco.

-El 15, Fuerza Popular blinda al fiscal Pedro Chávarry.

-Pese a que lo tenían listo el desde el 4 de octubre, el Congreso se guarda la resolución que retira la protección constitucional a Hinostroza hasta el mismo 15.

-El mismo 15 se dan cuenta de que Hinostroza no aparece por ninguna parte y su abogado dice que “sí está en Lima, acabo de hablar con él”.

-El 17 se confirma que está en España.

-El 17 a las 10 y media de la mañana, el fiscal de la nación, Pedro Chávarry, encarga a Pablo Sanchez investigar a Hinostroza.
-El 17 se pide orden de prisión preventiva (ja).
-El 17 el juez la aprueba y se expide.

Pero hace 10 días que Hinostroza ya no está…

Para leer, haga Click sobre la imagen.


Hay un elemento extra que se nos está escapando en todo este argüende: según IDL Reporteros, el abogado de Jaime Yoshiyama (implicado en recibir el dinero de Odebrecht para la campaña 2011 de Fuerza 2011), Humberto Abanto Verástegui, fue el árbitro elegido por Odebrecht para dirimir un caso con el Estado peruano por la IRSA Norte. Abanto Verástegui falló a favor de Odebrecht y el estado le debió pagar a la constructora US$24 millones de dólares más.

Hinostroza podía decir quién era la SeñoraK. Aunque sabemos -o creemos saber- quién es, y aunque Toñito Camayo lo revele, él no decide nada de nada, es un empresario devenido en lobista de oscuros intereses. El juez, el que cortaba el jamón y se reunió con ella, no está más.

 

En estos momentos estamos esperando que la sala penal nacional decida si Keiko se queda guardada hasta el 20 (tres días más) o si se va a su casa. Pensando como gente decente -o sea, como gente que no se dedica a la delincuencia- la fuga de Hinostroza tiene que haber sido una muy mala noticia para todos los que andan detenidos preeliminarmente: ellos van a decir que no se quieren escapar… igualito que Hinostroza que dijo lo mismo y ahora nos saca cachita desde España esperando su ferry a Marruecos o Argelia. Pero eso es pensando como alguien que no ha convivido con Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos.

¿Será por eso que Keiko sonreía muy tranquila durante la sesión en la sala penal que veía su caso? ¿Supo antes que el resto del Perú que, de hecho, Hinostroza ya se había fugado y no le podía tirar dedo?

Yo creo que la sueltan.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Por la cabeza de Martín

Alfredo Thorne, investigado ex ministro de Economía por cohecho activo en el caso del aeropuerto de Chinchero; y Martín Vizcarra, ex ministro de Transportes y Comunicaciones y actual Presidente Constitucional de la República.

La consigna es clara: que no haya referéndum y, si lo hay, que no se vote sobre la reelección de congresistas.

¿Por qué? Porque eso es lo único que le ha permitido a Vizcarra ponerse al frente de la indignación popular, del hartazgo generalizado que los ciudadanos sienten por su clase política. La promesa de castigar a los políticos quitándoles la posibilidad de reelegirse, nada más. Ni la reforma política, ni la reforma electoral, ni la reforma judicial… ninguna de esas -ni las tres juntas- compensarán la decepción del ciudadano si no se le permite votar para castigar a los políticos dejándolos sin reelección.

La subida de la aprobación de Martín Vizcarra en las encuestas solo se explica por su anuncio de 28 de julio de que habrá referéndum para eliminar la reelección de congresistas.

Si la reelección no va en el referéndum o si la celebración de este se toma demasiado tiempo, a los ojos de la opinión pública Vizcarra se convertirá instantáneamente en PPK: un blandengue, un debilucho que no puede sostener sus promesas ni porque ocupa la primera magistratura del estado y tiene al frente a un mototaxi cojo. Perderá toda la credibilidad que ha ganado en estas semanas.

Y entonces el pueblo buscará castigarlo a él y la identidad del verdugo ya no importará como no importa ahora: si no fuera Vizcarra, cualquiera que ofreciera castigar eficazmente a los políticos tendría el respaldo popular. Vizcarra, lo he escrito y dicho mucho, ha logrado algo sin precedentes desde Velasco: se ha convertido en el outsider (el que ofrece derribar, castigar al establishment y enmendarle la plana… y le creen) sentado en Palacio de Gobierno. Del mismo modo, cualquiera que tome el hacha para cortarle la cabeza a Vizcarra luego de que este incumpla su promesa de 28 de julio podrá proceder sin demasiado viento en contra. La fiesta aprofujimorista será grande: nadie se mete con nosotros porque así quedan.

Vizcarra lo sabe y el fujimorismo y el APRA también. Por eso están tratando de golpear su legitimidad. i) Keiko revelando una reunión que mantuvo con él y que él negó a pedido de ella dejándolo como un mentiroso; ii) luego Daniel Salaverry recordando (porque lo había olvidado) que se reunió con Vizcarra en febrero antes de que PPK renunciara; iii) los secuaces del fujimorismo llamándolo mentiroso y traidor, iv) Alan García llamándolo “remiendo” y sugiriendo que no es un presidente legítimo y que en el referéndum podría preguntar si Vizcarra se queda o se va y; v) finalmente, Vitocho, materializando el lunes la amenaza velada que García hizo el viernes: preguntemos en el referéndum si Vizcarra debe quedarse o irse. Y todo esto entre el 27 y el 31 de agosto. ¿Coincidencia?

En esas circunstancias, una cuestión de confianza presentada contra el Congreso por un presidente cuestionado es más difícil de tragar y, al menos, hará que algunos sopesen su apoyo inicial a la medida. Si el fujimorismo logra retrasar el referéndum o retirar la eliminación de la reelección para los congresistas, Vizcarra habrá sido derrotado. Que no le quepa duda alguna.

El que Pedro Chávarry, cuestionado Fiscal de la Nación, haya iniciado una investigación preliminar por el caso del aeropuerto de Chinchero contra el ex ministro de Economía, Alfredo Thorne, y que tienen que ver con los audios que grabó el ex desaforado contralor Edgar Alarcón, es indicativo del camino que va a seguir. En esos audios aparecen Thorne, el ex presidente del Consejo de Ministros, Fernando Zavala, y el actual presidente de la República y entonces ministro de Transportes y Comunicaciones, Martín Vizcarra.

Edgar Alarcón, Fernando Zavala, Alfredo Thorne y Martín Vizcarra.

La idea es, seguramente, involucrar al presidente en algún ilícito para seguir con el intento de debilitarlo y, quizás, si el golpe es lo suficientemente fuerte como para afectar la institución de la Presidencia, a los aliados del fujiaprismo les regrese el alma al cuerpo y consigan los votos para intentar vacarlo. Porque de eso se trata: de domesticarlo o de sacarlo de en medio.

Es muy interesante observar estas “reacciones” porque Vizcarra no está pidiendo nada ilegal, ni descabellado cuando habla de referéndum y no está refiriéndose al Congreso, ni atacándolo directamente. Solo ha dicho que luchará contra la corrupción, por un lado y, por el otro, planteó pegarle a los políticos donde les duele: en el bolsillo y su fuente de poder, que es la reelección.

 

Pero la reelección también es la fuente de poder de Keiko Fujimori, como hemos dicho más de una vez. Sin reelección, ¿cómo podría Keiko seguir protegiendo a sus actuales congresistas? y, entonces, si ella no puede protegerlos, ¿qué le deberían ellos a ella? ¿Por qué seguir cubriéndola o votando a favor de cada cosa que les ordena, aunque no les interese o no lo entiendan?

Es muy importante entender esto: ni el fujimorismo ni el APRA están detrás de votos o inscripciones, a estas alturas no les interesa la popularidad o la aprobación de la ciudadanía. Solo están tratando de impedir que el aparato que les ha servido por muchísimos años y que hoy, de alguna manera, personifica el Fiscal de la Nación, Pedro Gonzalo Chávarry Vallejo, se les vaya de las manos.

Si no controlas la fiscalía, ¿cómo empapelas a tus enemigos al tiempo que evitas que te empapelen a ti? El fiscal decide si hay o no hay pruebas para ir a juicio. El juez decide qué cosa es verdad y qué cosa es mentira y luego, de acuerdo a eso, si alguien va o no preso. El esquema de Montesinos era el mismo: si tienes a la fiscalía, al poder judicial y al consejo nacional de la magistratura, eres dios. Y lo eres porque inventas la realidad a tu regalado gusto y conveniencia.

Es difícil imaginar que bajo tantos hechos que lo deslegitiman, Pedro Chávarry, esté actuando por su cuenta y riesgo. Y las últimas declaraciones de César Hinostroza dejan muy claro que la promesa que se les ha hecho a él y a Chávarry es de protección total. ¿De qué otro modo puede pensar Hinostroza que es verosímil para alguien que diga que la SeñoraK es Miki Torres? Felizmente los audios y sus propias primeras declaraciones al respecto lo desmienten, pero esto es indicativo de que han perdido el miedo y la vergüenza y eso sugiere que alguien muy poderoso los respalda. Y si alguien poderoso respalda declaraciones tan descabelladas es porque ese poder peligra.

Por eso van por la cabeza de Vizcarra, porque es o todo o nada. Vizcarra destapó la olla de grillos hambrientos y ahora va a tener que empezar a matarlos o ser consumido por ellos.

El choque parece inevitable y habrá muchos caídos. Y algunos presos.

La única manera de que la sangre no llegue al río es que el fujimorismo colabore. Pero eso no va a suceder.

 

ACTUALIZACIÓN:

No se demoraron mucho. Este post fue publicado el lunes 3 de setiembre por la noche. Ayer, miércoles 5 de setiembre, la comisión de fiscalización del Congreso citó al Presidente de la República, Martín Vizcarra, para que dé sus “descargos” sobre el caso Chinchero. Estaba visto, se lo quieren echar o debilitarlo tanto que deje de ser importante la identidad del presidente. Están desesperados y por eso el apuro.

Recordemos que quien corre con los zapatos desamarrados se suele ir de muelas al piso. Y no hablo del Presidente.

De la página web del diario La República.

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

Mujeres al poder: meritocracia, democracia y la cuota

Hay muchos factores que explican la asimetría a favor de los hombres en la representación política, pero pienso que uno de los más importantes es la estructura social. Sí, eso que los libertarios creen que no existe -o que no importa- y que determina, más que patrones de comportamiento y de consideración del “otro” -que también-, identidades y roles. Los espacios de participación política son feroces, turbios, sucios, escatológicos casi, ultra jerárquicos y por eso mismo, ultra verticales. Y son así porque tradicionalmente han sido espacios construidos por hombres para los hombres. Los acuerdos y las alianzas entre grupos al interior de otros grupos se forjaban muchas veces en el compadrazgo y la complicidad que se genera al compartir cenas, botellas y visitar prostíbulos.

Hasta hace no tanto, por ejemplo, los ejecutivos de un enorme banco de inversión japonés firmaban los acuerdos de renovación de representación y de custodia de valores en un puticlub, de amanecida, secando botellas de whisky de 2 mil soles con las trabajadoras sexuales en ropa interior sentadas sobre sus rodillas. Casi como un cliché de película gringa serie B. ¿Cuántas mujeres se sentirán cómodas en esos espacios? ¿Cuántos hombres dejarán de fortalecer sus vínculos en esos espacios para que las mujeres puedan participar? ¿Cuántas mujeres se pueden agarrar a grito pelado en un anfiteatro con un gorila parado al frente sin sentirse intimidadas? ¿Cuántos hombres van a dejar de gritar hasta que se les salgan los pulmones para permitir que su contrincante mujer pueda ser escuchada en un foro partidario? Sin duda, ellas no serán muchas y ellos serán todavía muchos menos.

¿Cómo son las congresistas que tenemos hoy en el Congreso representándonos a todos? ¿Son, acaso, mayoritariamente, de perfil relativamente bajo, intelectuales o profesionales muy capaces, muy articuladas y muy cultas? ¿Cuál podríamos decir que es el arquetipo de la política mujer en el Perú? ¿Keiko Fujimori o Verónika Mendoza? Más ajustado, ¿Marisa Glave o Verónika Mendoza? ¿Lourdes Alcorta o Gloria Montenegro? ¿Cecilia Chacón o Luciana León? ¿Luisa María Cuculiza o Lourdes Flores Nano? ¿Martha Chávez o Patricia Donayre? ¿Luz Salgado o Yamila Osorio? ¿Nadine Heredia o Susana Villarán? ¿Patricia Juárez o Karina Beteta? ¿Yenni Vilcatoma o Tania Pariano? ¿Cuántas candidatas a la alcaldía de Lima hay? Solo una y es hija de un empresario que tiene muchísimo dinero y recursos.

A la Sra. Esther Capuñay, ¿su papá le compró un partido político y una inscripción para que ella postule o es que ella ha hecho vida partidaria y de bases por años y en democracia interna su partido decidió que ella era la que mejor representaba los ideales y la visión de su movimiento? Ah, ok. ¿Y por qué? ¿No pudo competir en el partido de Pepe Luna, contra Urresti, por ejemplo? Vemos un fenómeno parecido en varios otros partidos: su candidato llegó de afuera, no hizo nunca vida de partido. ¿Qué rol juega en ese escenario el género de quien quiere participar? ¿Cómo se gana el derecho a competir?

Siendo tan distintas entre sí, todas las mujeres políticas mencionadas párrafos más arriba son más agresivas que el promedio de mujeres que conocemos. O al menos que yo conozco (excepto mi madre, pero esa es otra historia). Eso, felizmente, está cambiando con las generaciones que van llegando: cada vez las mujeres son más agresivas y los hombres sienten menos necesidad de “dominar” de cualquier manera una determinada situación, en particular delante de una mujer o cuando tienen como contrincante a una mujer. ¿Se podrá afirmar que la urgencia de ganarle a una mujer porque es mujer está desapareciendo entre los millennials hombres?

Por otro lado, la composición del Congreso no deja dudas: meritocracia es una palabra cuyo significado seguramente ignora más de las dos terceras partes de los parlamentarios. Es más, las cuotas alternadas son para la representación en las listas: nadie te obliga a votar por una mujer si no quieres y es ahí donde está, a la vez, el truco y la cojudez de quienes reclaman que la cuota atenta contra la democracia y suplanta a la meritocracia: en el Perú el voto preferencial se usa muy poco, la mayoría de los congresistas que alcanzan una curul lo hacen por el arrastre del candidato principal; sea quien sea, sin importar si es hombre o mujer o si tiene una condena por robo o una investigación abierta por asesinato o una demanda por violación de menores. Es decir, en el Perú nos da IGUAL quién entre, ni nos fijamos. ¿Por qué entonces les jode a algunos que la mitad de esos que entren o no entren sean mujeres si igual nunca votan por un congresista en particular y, si lo hacen, el efecto de la cuota desaparece instantáneamente para ellos?

Los congresistas Ríos Ocsa, Martorell y Lapa Inga (los tres con condenas firmes para irse presos) así como Becerril, Morales, Bienvenido y Apaza (y Kenji, sobre todo Kenji) son la demostración de que eso de la democracia y la meritocracia es hoy -todavía- un argumento muy cojudo. Llegará un día en que no se necesiten cuotas (que sí, en principio me parecen nefastas), pero ese día no ha llegado aún al Perú y por lo visto y expresado por tanto congénere que no ha leído el proyecto o no lo ha entendido -pero igual se le pararon las antenitas del susto- todavía está lejos.

En las últimas elecciones, dos de los tres primeros puestos eran ocupados por mujeres. Incluso, una de ellas llegó a la final dos veces seguidas respaldada nada más y nada menos que por lo más rancio y conservador y machista y reaccionario del país. Y no perdió contra los “progres” por ser mujer, sino porque es Keiko Fujimori.

Algo está cambiando a nivel macro, falta cambiarlo en la base, en lo micro. Como decíamos, los códigos que se usan en la política -y en muchos otros espacios, los estudios de abogados, por ejemplo- fueron inventados por hombres para ser usados por hombres y para que el éxito lo alcance no el más sabio sino el más hábil, el más agresivo y el de menos escrúpulos. Es decir, el que corta el jamón casi casi por defecto y sin que nadie se lo discuta ni dispute: como Alan, como Castañeda o como Keiko. Como le hubiera gustado a Marco Arana y no pudo.

Así que no se quejen: el 50% y la alternancia servirá para que te fijes por quién votas y eso sin duda será una mejora frente a lo que tenemos. Quizás se usará más el voto preferencial. Quizás no. Si lo usan, van a tener que fijarse por quién están votando y si no lo usan y siguen votando como hasta ahora, con seguridad vamos a tener más mujeres en el parlamento. No sabemos si serán como Marisa Glave o como Yesenia Ponce, pero por algo se empieza.

 

*Escribí esto de porrazo esta madrugada (3am del 13 de agosto del 2018). Se lo pasé a un amigo y lo dejé reposar para estar seguro de no estar patinando demasiado. Como mi amigo me lo devolvió con un comentario que empezaba con “Carajo, súper bien”, me mandé a publicarlo. Este texto es, sobre todo, un ejercicio de sentido común que, en teoría y en principio, debería poder hacer cualquiera.

En determinadas circunstancias -como las del Perú, mira tú- las cuotas son una buena idea y eso está probado. Si quieren más material al respecto sigan este hilo extraordinario y lleno de datos y opiniones respaldadas por evidencia del no menos extraordinario Hugo Ñopo.

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , | 1 Comentario

¿Quién es Salvador Heresi y por qué nadie se acordaba?

Pero apartémonos un ratito de esa línea argumentativa y fijémonos en el recién renunciado ministro de Justicia, Salvador Heresi. Él es el presidente de Peruanos Por el Kambio (PPK), miembro de la bancada de esa agrupación, presidente de la comisión de Justicia del Congreso (hasta dentro de unos días, al menos) y le dieron la cartera de Justicia de manera, para algunos, inexplicable. Seguramente, dicen algunas fuentes a las que tuvimos acceso, como una especie de pago de favor por poner la inscripción de su partido.

Bueno, en el audio en el que Heresi conversa con el nefasto juez César Hinostroza, se menciona la convención de Palermo que trata sobre lavado de activos. Además, Heresi le pregunta al juez sobre un fallo suyo reciente que al ministro le gustaría que fuera ley porque “se está perjudicando a los ciudadanos“. El fallo de Hinostroza debilitaba la lucha contra el lavado de activos y motivó un pronunciamiento de los fiscales superiores porque obligaba a la parte acusadora a identificar y a probar la comisión del delito fuente de los recursos que presuntamente se estaban lavando, lo cual es dificilísimo. El fallo benefició luego directamente a Joaquín Ramírez. La conversación entre Heresi e Hinostroza se llevó a cabo en abril de este año. Pero, ¿por qué le interesa eso a Heresi?

También en abril de este año, la Primera Fiscalía contra el Lavado de Activos de la fiscal Yovana Mori, ya tenía un proceso de levantamiento del secreto bancario, tributario y bursátil contra el hermano del ministro, Carlos Heresi Chicoma y la esposa de este, en el marco de las investigaciones de los Panama Papers, según revela Convoca.pe.

Según el ministerio público:

Aparentemente, Carlos Heresi tiene empresas de fachada en paraísos fiscales desde hace varios años que presuntamente estarían siendo utilizadas para canalizar activos de procedencia sospechosa […]”.

Pero no era la primera vez que uno de los hermanos Heresi -o los dos- eran investigados por desbalance patrimonial. Como reporta Convoca.pe:

“En 2009, la Fiscalía de la Nación lo incluyó en las pesquisas al propio Salvador Heresi, entonces alcalde de San Miguel, por sospechosas adquisiciones de inmuebles aparentemente subvaluadas. En ese momento se desconocía de la existencia de las referidas firmas offshore. El hermano del ministro fue asesor del ahora recluido Álex Kouri, cuando este era gobernador regional del Callao, y también trabajó para Víctor Albrecht, actual parlamentario fujimorista”.

Kouri, Albrecht, Heresi.

De hecho, Salvador Heresi presentó un desbalance patrimonial de cual no sabe nadie aún como así ha salido. Ni si es que ha salido. Es más, hasta el 2014, en su hoja de vida, no registraba ningún patrimonio. ¿Se acurdan de Marco Tulio Gutiérrez (sí, el sujeto de la revocatoria y socio de Castañeda)? Él acusó a las municipalidades de San Miguel y del Callao, cuyos alcaldes eran Heresi y Félix Moreno (sí, el mafioso que estuvo preso y que salió por tecnicismos), de intercambiar favores de municipio a municipio: yo contrato a tu hermano, tú contratas al mío. Además, en el 2000, cuando Heresi, que trabajaba con Kouri, postuló por primera vez al municipio sanmiguelino, se denunció que maquinaria y activos de la municipalidad del Callao, se usaron para hacer campaña por Heresi.

Sobre Heresi hay varias cosas extrañas y sin resolver (no solo con su patrimonio) y, sin embargo, nadie lo vio y, es más, algunos hasta saludaban su designación en el ministerio de Justicia.

Pero hay una cosa más: como Heresi era ministro, se ausentaba regularmente de la comisión de Justicia del Congreso y su vice presidente, Francisco Villavicencio Cárdenasse encargaba regularmente de reemplazarlo. ¿Quién es ese señor? Pues el notario que, entre el 2013 y el 2015, inscribió las 53 empresas de fachada del exportador de oro ilegal, Juan Pablo Granda, “el Pablo Escobar del contrabando del oro”, según las autoridades de Estados Unidos. La notaría de Villavicencio también está en el Callao, como parece estar todo lo que rodea a Heresi o que este tiene por cercano. El acceso a información privilegiada que maneja Villavicencio a través de la comisión que en la práctica preside, es muy amplio. Villavicencio es, también, el notario que usaba Félix Moreno.

¿Para quién trabajaba Heresi, realmente? ¿Para su amigo Alex Kouri? ¿Y cuál sería el papel de Kouri en estos momentos?

Ni idea.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La accesitaria Ruth Monge

Ruth Monge de Tambini y Javier VIlla Stein, durante el cierre de la campaña de la primera para ser consejera del CNM.

Veamos. ¿Saben quién es la suplente de Guido Aguila por el Colegio de Abogados de Lima? Ruth Monge de Tambini. ¿No les suena? ¿Y les suena Fernando Zevallos, alias Lunarejo, el narcotraficante dueño de Aerocontinente que estuvo a punto de comprar AeroPerú y Aerolíneas Argentinas? ¿Se acuerdan de la heramana de Lunarejo, Lupe Zevallos?

Pues bien, Monge de Tambini era la abogada de ambos y, según El Comercio,

“[…] ya siendo jueza y aprovechando sus vínculos con Aerocontinente, facilitaba pasajes aéreos a jueces para que lo ayuden “en cualquier momento”, como lo revelaron los correos electrónicos hallados por la policía en la computadora de la secretaria de Lupe Zevallos”.

Nunca la sancionaron porque Monge dejó el Poder Judicial, solo para regresar años después, nada menos que de la mano de Javier Villa Stein.

Ruth Monge es nuera de Moisés Tambini, ex notario, ex presidente del Consejo de Defensa Judicial del Estado, ex abogado personal de Alan García y ex embajador en Costa Rica nombrado por el ex presidente. Según La República y El Comercio, la hija de Tambini, Mónica, era la notaria de Aerocontinente y en su notaría “se avalaron aumentos de capital, modificación de estatutos y nombramientos del directorio, no solo de Aerocontinente, sino de Nuevo Continente, la pseudo-empresa con lo que los Zevallos quisieron reciclar su cuestionada línea aérea”. Mónica Tambini, está actualmente casada con Alberto Kouri, sí, el protagonista del primer vladivideo que se hizo público, el que se tumbó al fujimontesinismo.

La nuera de Tambini defendía al narco y la hija de Tambini le fedateaba los documentos.

Villa Stein, el ex juez supremo que amenaza con un pronunciamiento cívico militar contra el golpe “caviar”, celebró su cumpleaños número 57 (en el 2005) en casa del abogado de Moisés Tambini y trabajó con Ruth Monge cuando llegó a presidir la sala Suprema en el 2009. Esta historia aparecida en El Comercio en 2009, es muy buena.

Y anoche nos enteramos de que Ruth Monge de Tambini, también tiene su audio.

Fernando Zevallos, alias Lunarejo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

CNM: ¿la clave es el Callao?

Pleno del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM)

Pese al tremendo escándalo, en el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) siguen pensando que con expulsar de entre sus miembros a dos de los tres que aparecen en los audios presentados en los últimos días (Julios Gutierrez e Iván Noguera), y con que Guido Aguila renuncie, es suficiente ejercicio de profilaxis. Y no, no lo es ni de lejos.

De hecho, ante tamaña corrupción hecha pública, el Presidente de la República, Martín Vizcarra, urgió al Congreso a aplicar el artículo 157 del capítulo IX de la Constitución: “Los miembros del Consejo Nacional de la Magistratura pueden ser removidos por causa grave mediante acuerdo del Congreso adoptado con el voto conforme de los dos tercios del número legal de miembros“. O sea, con 87 votos.

Sin embargo, el presidente del CNM, Orlando Velásquez, dijo

“[…] no matemos instituciones a partir de hechos aislados, a partir de gente que pulula en las elecciones políticas y parlamentarias para sacar provecho (…) esta lección tenemos que aprenderla todos“.

Eso, “hechos aislados”. De siete consejeros elegidos han debido expulsar a tres y uno ha renunciado para que no lo tengan que expulsar. Antes de despachar a Aguila, Gutiérrez y Noguera, tuvieron que echar a Pablo Quispe Pairona por vender grados y títulos universitarios de la Garcilaso y aparecer en una grabación ufanándose de ello. ¿Esa es la idea de “aislado” que tiene Velásquez?

Aquí, súper divertido esperando la grati de 28

Quizás si recordamos que Velásquez tiene más de 20 investigaciones fiscales por cosas que van desde usurpación, robo y hurto agravado, hasta abuso de autoridad, falsedad ideológica, desobediencia y resistencia a la autoridad, usurpación de funciones y fraude en la administración de persona jurídica; entendamos que quizás, para él, lo que han hecho Aguila, Noguera y Gutiérrez es una muchachada. Velásquez, quien fuera elegido por los rectores de las universidades para formar parte del CNM (¿no tenían a nadie un poquito mejor? No sé, ¿uno con 18 investigaciones fiscales, pero no con 20?) ya dijo que no va a renunciar.

Si sufriera de exceso de suspicacia diría que con sus declaraciones, Velásquez llamó a Vizcarra político oportunista ganapan por pedir que lo boten y le cierren la chingana. Pero, ¿cómo así es que Velásquez se siente tan empoderado? ¿Por qué habla como si supiera que no lo van a botar? Velásquez fue presidente de la fenecida Asociación Nacional de Rectores (ANR), el club de amigos y alcahuetes que tanto combatió la Ley Universitaria, y en el Congreso tiene amigos y ex colegas con los mismos intereses que él.

Pero en una situación tan delicada como la actual, lo decente y transparente sería que se vayan todos sin necesidad de que los boten: titulares y suplentes elegidos en los mismos procesos que permitieron el ingreso de todos esos que han tenido que botar. Y si no se quieren ir, lo que correspondería desde el Congreso es, como bien pide Vizcarra, aplicar el artículo 157, cerrar todo y empezar de cero. Pero parece que en el Congreso no quieren y con ello estarían respaldando de hecho a los que se quieren quedar; suplentes incluidos. No es poca cosa sentirse respaldado por una mototaxi que es capaz de bajarse ministros y presidentes, ¿cierto? Así es fácil ponerse valiente.

¿Y por qué se tendrían que ir todos? Aquí les cuento con un ejemplote.

Hoy, el Presidente Vizcarra convocó a un Pleno extraoirdinario para debatir la aplicación del artículo 157 de la Constitución y mandar a todos los miembros del CNM, incluyendo a los accesitarios, a su casa.

Algunos congresistas, como Víctor Andrés García Belaunde, han puesto el grito en el cielo y dicen que convocar plenos extraordinarios no está entre las atribuciones del Presidente, y que este está “en la calle”. Incluso ha anunciado que le van a devolver el pedido, sea por oficio o sea por decreto. Mira tú. Machotes.

¿Por qué tanto escándalo por una convocatoria para limpiar un organismo probadamente infectado de corrupción? Sucede que si el Congreso no hace lo que Vizcarra le pide, este puede forzarlo haciendo una cuestión de confianza. Si no le hacen caso, puede disolverlo y llamar a elecciones parlamentarias. Desde varios frentes se le sugiere a Vizcarra tomar este camino y este -y no otro- sería “el golpe caviar”, el  ejercicio del “poder fáctico caviar”, esa fantasía que repiten en las redes. Sí, aunque sea ridículo, hay quienes aseguran que, sin haber sido elegido por el pueblo, el “caviarismo” fuerza e impone su voluntad sobre quienes administran el Estado desde que el mesías Alberto Fujimori, súper valiente él, se escapó caleta del país y renunció por fax hace 18 años.

A estas alturas es inevitable preguntarse, ¿por qué tanta resistencia a que se vayan todos los del CNM? ¿Será miedo a que el Congreso no dé su brazo a torcer y el Presidente termine por disolverlo arrebatándole a Fuerza Popular su aplastante mayoría?

El CNM es la columna vertebral del sistema de justicia: pone, saca, mueve y promueve jueces y fiscales y no le rinde cuentas a nadie. Y eso estaría muy bien -que esté blindado del poder político- si no fuera por el tipo de persona que parece que, usualmente y por lo general, postula para consejero, fiscal o juez. Perder un CNM afín o lleno de “hermanitos”, debe ser costosísimo para quien o quienes a través de él presionan a jueces y a fiscales para intervenir en investigaciones y sus resultados y procesos judicicales y sus fallos.

El “maestro”, Vladimiro Montesinos lo tenía clarísimo desde 1998: sin CNM, no había manera de sostener el gobierno de Alberto Fujimori hasta el 2005. Luz Salgado, asiente, entre divertida y nerviosa.

Fuerza Popular (FP) en el Congreso podría ser, de otro lado, el músculo en el que se apoyan otras agrupaciones para impulsar sus propias agendas e intereses y bloquear aquellas con las que no están de acuerdo o que no son de su conveniencia. FP y sus 60 y pico votos serían algo así como el guardaespaldas.

Según nuestras fuentes, las mafias del Callao tienen gente instalada -o prestada de otros partidos que le reportan a sus líderes- en las comisiones de fiscalización, de defensa, de justicia, de ética y de levantamiento de inmunidad parlamentaria. Por eso, entre otras cosas, casi siempre pueden estar sobre aviso de todo lo que pasa por ahí…

…pero alguien tiene que hacerles la operación política, donde son básicamente nulos.

¿Y qué hacía Salvador Heresi? No es un gran operador político, pero algo hacía, ¿no? Aquí lo recordamos.

Un movimiento distrital, provincial o regional no tiene ni los contactos ni la logística (y estos en particular tampoco tienen las neuronas) para gestionar por sí solos la puerta por donde sale el 45% de la cocaína que se produce en el país. Sí, 45%, ¿será eso?

En el VRAEM, un kilo de cocaína cuesta entre 1000 y 1200 dólares. Puesto en el Callao, ese mismo kilo puede llegar a los 6000. Meterlo en un contenedor o en algún espacio dentro de alguna nave para que salga del país, cuesta 1000 por kilo. Si al año salen 80 toneladas de cocaína por el Callao, estamos hablando de 80 millones de dólares al año que los narcos pagan para meter su droga en contenedores o naves que dejan el país.

¿Cuántas campañas políticas se paga con eso? Eso es muchísimo dinero que seguramente se debe repartir entre varios. Las mafias del Callao son la parte menos poderosa de la cadena y, como hemos visto, la más vulnerable: es el portero, el músculo y la pequeña logística que no sale de la jurisdicción en la que también tienen sus jueces y sus fiscales.

Alguien con cierta llegada política debe ser el que pone más o menos orden entre las mafias del primer puerto;  entre los matones, los sicarios, los secuestradores, las pandillas, los arreglos de cuentas… el menudeo. Los capos de verdada, así como no se compran Ferraris en Lima, no se agarran a balazos en la calle, ni están lidiando con los que sí lo hacen, ni siquiera se reúnen con ellos. Para eso, y para comerse la cana en su lugar, tienen mandos medios, operadores, Joeys Zazas que gobiernan dentro de sus respectivas Little Italy y que son lo suficientemente fuertes para defender los intereses de todos en esos espacios y lo suficientemente precarios para escabecharlos sin problemas el día que se quieren subir al carro de los grandes. O postular al Congreso.

Esto tiene que ver con todo lo que hemos estado viendo de la corte superior del Callao, con Caracol y sus secuaces… ¿se les ocurre alguien más?

¿Quién en el Callao puede hacer que un fiscal superior amenace a Gustavo Gorriti y a Rosana Cueva con meterlos presos si no le entregan las grabaciones y le dicen quién se las dio? ¿Quién en el Callao tiene esa palanca? Que sepamos, ninguno.

¿Quién en Fuerza Popular (que desde el 2000 no ha vuelto a ser gobierno, no maneja presupuestos y solo tiene dos años de mayoría) puede tener personas infiltradas y activas en el CNM, la fiscalía, el Poder Judicial, la OCMA y la Academia Nacional de la Magistratura? Ni Keiko, ni Kenji, ni Pier, ni Herz, ni Chlimper, ni Ramírez, ni Kouri, ni Vitocho, ni Acuña, ni Arana, ni Antauro, ni Goyo, ni Lourdes, ni Castañeda, ni Lay.

¿Quién puede poner de accesitaria del CNM -por el Colegio de Abogados de Lima, nada menos- a  la ex abogada de Lunarejo, la que -según El Comercio- compraba jueces con pasajes de Aerocontinente?

¿Quién tiene jueces, fiscales y magistrados y funcionarios repartidos por el Estado hace años de años y ha tenido amplias posibilidades y marcos de tiempo para meter a su gente y convertir al estado en su agencia de empleos y de cobro de favores?

¿Quién tiene las neuronas para orquestar el peaje de la droga en el Callao, la logística mafiosa en los aparatos del Estado, el copamiento de esos mismos organismos y su defensa desde los poderes del Estado?

¿Quién puede, con todo eso, articular a los mafiosos del Callao con el CNM, el Poder Judicial y al mismo tiempo usar el músculo ciego y la fuerza bruta de Fuerza Popular?

Alguien les hace el trabajo sucio y menudo, se come la cana y los roches por ellos; y alguien les proporciona la fuerza que bloquea y golpea por ellos. A cambio, ellos ofrecen su infraestructura dentro del estado.

El CNM es el centro del poder y así se lo ha vendido a sus socios quien sea que esté a cargo: ese es el bastión que hay que defender por sobre todo lo demás, porque quien controla el CNM controla jueces, fiscales y hasta puede influir en la Onpe y la Reniec.

Por eso, ahora que Vizcarra pide que se bajen a los que están en el CNM y lo renueven, salen algunos furibundos a hacer cuestión de estado, a llamar a la exigencia de higiene en las instituciones, golpe de estado. Y sí, es golpe, pero contra ellos.

La única manera de defender el CNM contra todo y todos es manteniendo la brutal mayoría en el Congreso, la misma que seguramente desaparecería si Vizcarra hace cuestión de confianza y llama a elecciones parlamentarias. ¿Golpe? Claro que es golpe, pero no de estado.

Hay una pequeña facción, con una posición conciliadora e institucional que se le presenta al Presidente como aliada. Pide ir por los cauces constitucionales y formales, pide no patear el tablero… porque después será imposible dejarlo como estaba.

El fierro no va a estar más cliente que esto, así que hay que doblarlo y hay que empujar lo que haya que empujar hacia donde toque empujarlo. La caja de Pandora no se puede volver a cerrar, no hay vuelta atrás. En esta coyuntura, no avanzar es como retroceder y las furias no se van a quedar tranquilas retornando a sus lugares primigenios.

El juego ha cambiado y lo que corresponde es acabar con las furias. Como en el 2000, pero esta vez en serio.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

Desesperados

Un pequeño recuento de lo que vamos viendo hasta ahora que hace el fujimorismo keikista para tratar de sacar la cabeza de debajo del agua que ellos mismos están haciendo.

“La #SeñoraK podría ser yo”, dice la congresista keikista Karina Beteta, en un intento inútil de sembrar alguna duda sobre la identidad de la persona que esperaba reunirse en privado y por segunda vez con el ex juez supremo César Hinostroza. Sobre este juez pesa una orden de impedimento de salida del país y es tristemente célebre por rebajarle las penas o dejar en libertad y eliminarle los antecedentes a al menos un par de violadores de niñas entre otras cositas.

Más temprano, la también congresista keikista, Alejandra Aramayo, le dijo a Patricia del Río en RPP “yo creo que la alusión que hace de la #SenoraK ciertamente es una alusión a la señora Keiko Fujimori y a Fuerza Popular”, pero eso no significa que la reunión se haya llevado a cabo.

Tras estas declaraciones, el aún presidente del Congreso, el keikista Luis Galarreta comentó: “He visto la entrevista y creo que las declaraciones de la congresista Aramayo no precisaba que “#SeñoraK” fue en alusión a Keiko Fujimori”.

Esto era lo último en una serie de intentos fútiles por impedir que se asocie a Hinostroza y la #SeñoraK con Keiko Fujimori. El mismo día de la aparición del audio, la señora Keiko Fujimori, sin que nadie la invite y después de un silencio prolongado suyo, de su bankada y de sus trolls, escribió en su cuenta de Twitter:

“Explicación no pedida, acusación manifiesta”, dicen los abogados.

Si se fijan, la Sra. Keiko escribe “”La Señora”, de “K”” y no “La Señora K”, como claramente se le escucha decir varias veces al interlocutor de Hinostroza en el audio. ¿De dónde sale ese “de”? Pues bien, unas horas más tarde, la ex congresista Martha Chávez escribió esto:

Martha vuelve a escribir “Sra K” y se olvida del “de”. Querían echarle el pato a la esposa de PPK (Sra. de K = Sra. de Kuczynski) pero, sin el “de” dichoso, lo que hicieron, más o menos, fue fabricar un ex presidente transgénero. Eso no se los creyó nadie y tuvieron que cambiar de estrategia.

Apareció entonces “el audio verdadero” y se afirmaba que el audio que todos habíamos escuchado había sido editado para perjudicar a Keiko Fujimori. En realidad, decían, no era “K” lo que decían Hinostroza y su operador, sino “Ca-sa”.

No sé si valga la pena aclarar esto, pero ahí vamos:

En efecto y, como era más o menos previsible, eso tampoco funcionó.

Como decíamos al principio, luego de que aparecieron los audios el keikismo entero se puso en pausa y les tomó casi dos días reaccionar. A la vista de los resultados, quizás hubiera valido la pena para ellos que se demoren un poquito más. Pero bien dicen que Quod natura non dat, Salmantica non præstat (lo que natura no da, Salamanca no presta).

El desconcierto keikista llevó incluso a que, desde la Comisión de Fiscalización del Congreso -presidida por el keikismo- intentaran atarantar a los periodistas que revelaron esos audios: Rosana Cueva de Panamericana y Gustavo Gorriti de IDL-Reporteros. En la comunicación que se les envió decía que debían ir y contar quién les había dado los audios, de qué manera, cuándo y dónde.

Eso se llama tratar de matar al mensajero. Era tan burdo el intento que hasta Mauricio Mulder del APRA dijo que él no tenía nada que ver y anunció que la comisión mencionada retrocedería en sus pretensiones de “invitar” a los periodistas . Strike 1.

Un día antes, un fiscal llegó con cuatro policías a la sede de IDL-Reporteros a intentar llevarse el material en el que estaban los audios. La sorpresa sobrevino después: no había una orden judicial que avalara ese procedimiento y eso además de ilegal, es delito, así que el fiscal y la policía se tuvo que ir con las manos vacías y toda la prensa ponchándoles la torpeza. Imposible no recordar aquí a Fujijmori metiéndose a patadas a la casa de la ex esposa de Montesinos -a robarse 70 maletas y cajas con los videos que nadie ha visto- con un fiscal falso. Strike 2

Tras el autogol, el congresista Héctor Becerril -y una serie de notorios fujimoristas (notable es otra cosa que les queda muy lejos)- afirmó categóricamente que esto se trataba de una estratagema del propio IDL-Reporteros para victimizarse; que todo el quilombo era para desprestigiar a Keiko y que Gorriti era el nuevo montesinos. Si tenían uso de razón en la segunda mitad de la década de 1990 -o has leído qué pasaba en esa época- lo que dijo Becerril es de lo más montesinista que hay.

Por supuesto, ni Gorriti ni Cueva aceptaron ir al Congreso a hacer circo. Y entonces, desde la fiscalía, llegó un nuevo intento de atarantarlos.

A estas alturas uno se pregunta si esta gente fue a la universidad para estudiar derecho o se compró el título. El artículo 2, inciso 18 de la Constitución Política del Estado Peruano reconoce el secreto profesional como un derecho. Además de que este derecho también alcanza a los periodistas, el Tribunal Constitucional se ha pronunciado específicamente a favor de en más de una sentencia. ¿Entonces? ¿Acaso el fiscal no sabe eso? ¿No sabe que violar el secreto profesional es delito? ¿No tienen un código penal en la fiscalía o nunca han visto uno?

La acción de la fiscalía es una respuesta a alguna exigencia de alguien de “arriba” que, claramente, no es el fiscal de la Nación, Pablo Sánchez. Por eso, el fiscal está “pescando” y sus encomenderos están tan desesperados que intentan hacerlo pescar con dos pesos pesados como Cueva y Gorriti como si se tratara de dos periodistas bisoños que se van a asustar y abrir la boca porque leen “fiscalía”, “proceso” y “obstrucción a la justicia” en un papel.

Eso también se cayó. Strike 3.

Ya son tres los intentos de amedrentarlos para identificar a la fuente de la filtración. Y con seguridad habrá más. El fujimorismo keikista se siente rodeado y por primera vez desde que perdieron la elección en junio del 2016 sienten que no tienen el control de la situación y que su número no sirve para nada en las redes y ante la opinión pública. Si acaso, todo lo contrario. Se contradicen entre ellos (dicen que sí es la #SeñoraK, que no es, que quizás sea, que quién sabe, que es para perjudicarla) y, en el colmo de lo tragicómico, el congresista Becerril pierde los papeles, se enreda y resbala con su propia lengua y sale a relucir su verdadera naturaleza, tan elocuente, indomable y desalojadora.

Los periodistas que solían limitarse a escucharlo y tomar notas, ahora le repreguntan y lo incomodan. Le han perdido el miedo a él y a la mayoría de ellos. Algo hemos avanzado.

La pregunta que deberíamos hacernos es, ¿sabe el fujimorismo keikista quién lo está empujando al precipicio? Porque, seamos realistas, no es que alguien se levantó valiente una mañana; todos los que estamos ya estábamos y, al menos en apariencia, nadie se ha cambiado de bando. Quien sea que le está disparando al keikismo, lo hace acobijado por las sombras del caos y la polvareda que los mismos fujimoristas están levantando con sus reacciones desesperadas. Pero de eso vamos a hablar en otro post.

PD La comisión permanente del Congreso ha decidido que reiniciará proceso contra magistrados del Tribunal Constitucional pese a que la Corte Interamericana de Derechos Humanos le ordenó que los deje en paz. Supongo que así como se sienten perdidos, también sienten la necesidad de asir alguna certeza: aunque esta sea su identidad de combi asesina travestida de mototaxi.

Pero cerremos con algo agradable…

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Keiko no reacciona

Congresista Héctor Becerril, y los consejeros Julio Gutiérrez y Guido Aguila del CNM.
FOTO: La República.

“La corrupción hermana”, Fernando Olivera

CHDP #36 (6 de marzo del 2016)

Han sido muchos audios con mucho contenido que digerir. Pero es claro lo que señalan: hay un profundo problema de tráfico de influencias y quizás hasta de corrupción en el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) y en el Poder Judicial (PJ). No es que ya no supiéramos, pero el contacto con tanta mugre paraliza.

¿Será por eso que hasta ahora Keiko ni su bancada condenan a ninguno de los protagonistas de estas porquerías y más bien se dedican a preguntarse por el origen de los audios? Si les preocuparan las formas, Mamani ya estaría desaforado junto con la kenjipandilla, pero no: con la excusa de la intolerancia a la corrupción se deshicieron de las piedras en el zapato y recuperaron curules. ¿Entonces?

Veamos.

¿Saben quién elige a los jefes de la ONPE y de la RENIEC? Los Miembros del CNM. Sí, esos a los que escuchamos negociar porquería y media en las últimas 36 horas. O sea, ellos eligen a los que deciden quién participa o no participa, entra o sale de la carrera electoral. ¿Y saben qué más? Ellos se quedan hasta el 2020 cuando hay que elegir a nuevas autoridades electorales que se encargarán de las elecciones generales del 2021 (congreso y presidente).

El sábado y el domingo algunos medios de comunicación nos han dado una probadita de cómo es que se mueven las cosas en el CNM y en el Poder Judicial; básicamente por intercambio de favores: “por si acaso no entran los mejores, sino los mejores amigos”, dice Walter Ríos, presidente de la Corte Superior de Justicia del Callao. Un encanto. Básicamente, buscan gente que haga lo que ellos quieren y vote como ellos dicen para “mantener la hegemonía”, como dice el mismo Ríos en otro audio.

Ríos le pidió al miembro del CNM, Julio Gutiérrez Pebe, que coloque a un recomendado suyo en un puesto clave y Gutiérrez cumplió y se jactó de haberse bajado a candidatos mejores: “le saqué la mugre a la que estaba segunda para que suba el tercero”, le dice a Ríos. A cambio de ello, Gutiérrez también pidió un favor. Mismo El Padrino en versión cómicos ambulantes. Puedes ver todo completo y escuchar los audios aquí.

Ese, al que nos referimos, es este.

 

Julios Gutiérrez Pebes

¿Saben quién es Julio Gutiérrez? Es un administrador de empresas muy cercano al APRA y a la que fuera la Asociación Nacional de Rectores (los despedidos de SUNEDU que no se querían ir). Si se fijan en su lista de doctorados honoris causa y quién se los otorga, se dan cuenta en una. Aquí su CV (atención a sus cargos entre 1985 y 1990, puro APRA).

 

Pues bien, Gutiérrez fue el candidato propuesto por el APRA para ocupar la jefatura de la Contraloría General de la República en el 2009, pero la comisión encargada de darle el visto bueno a los candidatos, presidida por Richard Webb, lo descartó porque, entre otras cosas, la comisión encontró que Gutiérrez “cuenta con seis requisitorias, cinco suspendidas y una caducada, cinco con orden de captura y una con impedimento de salida del país por delitos contra la fe pública y delitos contra la familia, de los años 1985, 1989 y 1996”. Lindo.

Aquí pueden leer la nota de Panamericana al respecto, como saben, el más caviar de los canales de Televisión de señal abierta.

Julio Gutiérrez y Alfredo Quispe Pairona el día de su elección, el 2015.

Gutiérrez y Quispe Pairona (Quispe fue vacado al año de haber sido elegido porque lo grabaron confesando que tenía un negocio de venta de títulos y grados universitarios en la Universidad Garcilaso) fueron elegidos para ser miembro del CNM hasta el 2020.

¿Ese es uno de los que va a elegir al próximo jefe la Reniec? ¿Ese es el que cuestiona que se abra investigación por los audios? Porque eso es lo otro: Gutiérrez dice que quiere que lo investigue el Congreso, no el CNM y que los audios son ilegales y que el chuponeador* salga al frente. ¿Por qué? Como veremos más adelante, Gutiérrez era el candidato de Fuerza Popular para presidir el CNM. Pero perdió. Sí, como Keiko.

 

Información oficial de la página de la RENIEC.

¿Y saben una cosa más? El hijo de Gutiérrez es sub gerente de Diseño de Servicios de Reniec, un cargo de confianza en la organización, o sea, que se pone a dedo. Fue nombrado justo un año después de que su papá entrara al CNM (lo nombraron el 1 de enero del 2016). Según la escala remunerativa de Reniec, publicada en el 2004, le corresponde un sueldo de S/.6.700 al mes.

 

Una más: ¿se acuerdan del chongazo que se armó cuando IDL reveló que Héctor Becerril fue a visitar al presidente del CNM, Guido Aguila, a su casa? ¿Se acuerdan a qué fue? Según IDL, Becerril pretendía convencer a otro miembro del CNM, Baltazar Morales, de que vote por Gutiérrez para la presidencia del Consejo Nacional de la Magistratura. Y -siempre según IDL- Becerril lo pidió “en representación de su bancada y su partido”. O sea, traduciendo, “de parte de mi jefa Keiko y de mi partido, la mototaxi, pa’ que vote por Gutiérrez”.

César Hinostroza

Todavía hay más. Otro de los implicados en los audios es el juez César Hinostroza, Presidente de la Segunda Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema, a quien se le escucha preguntando si el presunto violador de una niña de 11 añitos en efecto la había “desflorado” y si lo que quería el demandado era que le bajen la pena o que lo absuelvan. (Jodido contener la ira frente a una bestialidad como esa, pero es lo que hay y toca aguantarse).

 

Aquí lo escuchan:

 

Pues bien, este infeliz falló en agosto del año pasado a favor de archivar el caso de lavado de activos nada menos de Joaquín Ramírez. Sí, el ex secretario general de Fuerza Popular y principal financista y proveedor del partido. Pero además, Hinostroza fue presidente de la Corte Superior del Callao, el cargo que hoy ostenta Walter Ríos y  su hermana fue abogada de la procuraduría del gobierno regional del Callao. Por eso, César Hinostroza tuvo que inhibirse de ver los casos de Alex Kouri y de Félix Moreno.

¿Ya vamos entendiendo por qué ningún fujimorista keikista ha dicho nada de nada? ¿Vamos entendiendo por qué solo hablan de presentar los audios y de comparar esta bestialidad con los videos de Mamani? Eso es Fuerza Popular.

 

PD. El APRA tampoco ha dicho nada de nada. ¿Se imaginan que esto se lo hubieran descubierto al fiscal Pablo Sánchez a quien Becerril llama “blindador”? Ya lo hubieran crucificado.

Alan García publicó esto:

Lo que intenta el ex presidente es desacreditar el trabajo de interceptación telefónica que lleva a cabo la fiscalía por orden del Poder Judicial apelando a la vieja confiable: el terruqueo (el último recurso… que además ya no funciona). No se trata de un “centro de chuponeo”, es una estación de trabajo en la que solo se intervienen las comunicaciones ordenadas por un juez y se lleva un cuidadoso registro de todo lo que se escucha, cuándo, a qué hora y por qué. Es tan flojo lo que dice allí en Expreso que el final de su propia nota, Expreso pone:

Hasta hace no tanto, los partidarios del ex presidente se hubieran prendido fuego a sí mismos si él se los hubiera pedido. ¿Disclaimers aclaratorios? Eso es para los profanos y blandengues, para los no convencidos. Parece que a alguien se le está gastando el poder. Y ya no sabe qué más hacer para retenerlo.

 

 

ACTUALIZACIÓN: Ayer se conoció que el Juez de Investigación Preparatoria del Callao, Cerapio Roque Huamancóndor, fue quien autorizó las interceptaciones telefónicas tras un pedido que realizó la fiscal de crimen organizado del primer puerto, Rocío Sánchez Saavedra, el último 22 de diciembre del 2017.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 5 comentarios