¿Quién le cree a Cornejo? (O ¿Cómo destruir la PCM?)

René Cornejo, flamante presidente de la PCM

René Cornejo, flamante presidente de la PCM

René Cornejo ha sucumbido a los encantos de un fuego fatuo. O quizás, aceptó convertirse en una figura decorativa, como se lo pidió su “amigo”, el titular del ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Luis Miguel Castilla, con el respaldo dubitativo y un poco a regañadientes del Presidente Ollanta Humala y el patrocinio de la Primera Dama, Nadine Heredia. Una figura que sonríe y, en general, gesticula y dice lo que le dicen que diga pero que no hace ni puede hacer mucho porque en la práctica nada depende de él.

René Cornejo es el titular de una Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) que (si antes lo sospechábamos, ahora lo sabemos) no tiene ningún poder ni representatividad, sino que es solo una secretaría de Castilla y Heredia con fachada constitucional. Y esto es así desde el día uno, cuando a Xiomy Lerner le cortaron el discurso de presentación ante el Congreso a sugerencia de Castilla.

ValdesLerner

Óscar Valdés y Salomón Lerner, segundo y primer presidente de la PCM de Humala, respectivamente.

Pero, ¿por qué decimos que ha sucumbido ante un espejismo? Porque más allá de que cualquier persona con dos dedos de frente sabe ahora -sin atisbo alguno de duda- quién manda realmente en el gabinete de ministros, Cornejo (siempre de perfil bajo, siempre esquivo, siempre gris, siempre poco trascendente) ha estado allí desde el 2011 en la cartera de Vivienda y Construcción (hablando de piloto automático y burbujas inmobiliarias) y no es ajeno a los tejes y manejes de la cosa pública y menos política -también estuvo en ProInversión (2007) y en el Fonafe (2001) y no le fue tan bien. Él ha visto desfilar a los cuatro presidentes de la PCM que estuvieron antes que él (y él despachaba con Castilla) y ahora se está sentando en la silla voladora y sin arnés y, pareciera que, a gusto. O tal vez no sea un espejismo lo que lo atrajo, sino algo más que solo él puede ver. Por ahora. “En estricto, René es el anti-líder: es astuto, soberbio, calculador y dispuesto a todo por el poder y la platita”, nos dijo un conocido suyo.

¿Creerá realmente Cornejo que puede hacer alguna diferencia o marcar algún punto de la agenda? ¿Creerá que tiene algún grado de discrecionalidad para algo que no sea muy pequeño o menor? Si fuera tan candelejón como para creérselo, no se hubiera podido mantener en Vivienda casi tanto tiempo como Castilla en Economía ni trabajando para el Estado desde hace casi 15 años.

Según lo que nos cuentan, René Cornejo es un tipo hábil, inteligente y con un gusto particular por lo subrepticio y podría dar la talla del encargo a sabiendas del papel que deberá cumplir. “Castilla es mucho menos soberbio y algunas veces te mira a los ojos cuando conversas con él. En cambio, Cornejo no te mira nunca. René es del tipo que puede prestarse a hacerse el Premier sin serlo. No sé si Castilla llegue a eso”.

Pero, tal vez son solo habladurías. ¿O no?

Veamos: ¿Piensa alguien que con el perfil de agente encubierto que ha mantenido hasta ahora, Cornejo va a poder asentar las políticas que se diseñen en el seno del flamante y brillante Consejo de Ministros con sus cinco PhD? Porque sí, eso hay que felicitarlo, el gobierno tiene los cuadros necesarios y gente brillante en cantidades nunca vistas, excelente, pero ¿quién va a ir a Celendín a convencer a los pobladores de que lo que el Ejecutivo ha diseñado en su pizarra es lo que más les conviene? ¿El mismo René Cornejo que a duras penas enfrentaba a la prensa para comentar buenas noticias como el boom inmobiliario? ¿Es Cornejo, para alguien más o menos enterado y fogueado entre los gobiernos sub nacionales y los gremios que hacen bochinche, un interlocutor válido? Hasta el menos pintado de los líderes regionales lo devolvería. A nadie le va a interesar sentarse a dialogar ni llegar a ningún acuerdo con ningún presidente de la PCM, ¿para qué? ¿Por qué acordar o siquiera recibir a un funcionario que no tiene real poder de decisión y que lo que sea que convenga tendrá que consultarlo con Lima, con Nadine, Castilla o el Presidente (esperemos que con este último también) porque de otro modo lo botan o lo hacen renunciar? Permítanme dudarlo.

Pero además, entre las personas que lo conocen y que pudimos convencer de que nos contaran algunas cosas, lo consideran un sujeto temperamental y (otra vez) soberbio y por esto mismo conflictivo…. con los que puede. “Con los de arriba es sumiso, pero con los del costado y los de abajo…¡uyuyuyuyuy!”

Juan Jiménez Mayor, tercer presidente de la PCM

Juan Jiménez Mayor, tercer presidente de la PCM

Quizás la dupla Castilla-Heredia funciona muy bien haciendo lo que debería hacer la PCM al interior del Poder Ejecutivo, pero para todo efecto práctico no funciona. Ni Castilla (de ninguna manera) ni Heredia (que no tiene la investidura ni la autoridad) pueden ocuparse de dos de las principales funciones de un Primer ministro, a saber: ser el chaleco antibalas del Presidente (y no de la Primera Dama, como intentó Jiménez) y articular con las diferentes fuerzas políticas, las estrategias y políticas públicas que se diseñan en el Ejecutivo para que, valga la redundancia, puedan ser ejecutadas. Esto último incluye sentarse a negociar con el padre Arana, en el Congreso con Mauricio Mulder, Fredy Otárola, con los gobiernos subnacionales, los gremios empresariales y quien sea que encabece un conflicto social más o menos grande porque para eso está. ¿Castilla va a ir a Conga? ¿Nadine?¿Eleorodo Mayorga?¿El Presidente Humala? Queda claro que quizás no deberíamos esperar que este gabinete consiga avanzar demasiado en la implementación de lo que sea que diseñe el dream team que se ha contratado Humala en el Consejo de Ministros. Tal vez le sirva al próximo gobierno.

Queriéndolo o no, la institución de la PCM ha sido devaluada por este gobierno a punta de desaires, desplantes y jaladas de alfombra (!) al punto de convertirla en una muy poco atractiva plaza. ¿Quién -en su sano juicio- con una reputación impecable y construida a los largo de muchos años de esfuerzo y dedicación se va a querer exponer a que Nadine o Castilla lo maltraten como a cada uno de los personajes que ocuparon esa silla? (Eso hay que reconocérselo, Villanueva se fue a la primera) No se me ocurre ningún nombre, pero René Cornejo se mandó y nadie sabe muy bien por qué, salvo que es poco probable que hubiera sido el del encargo bajo cualquier otra circunstancia y que hasta el año pasado fue el presidente de una empresa (Helios) que contrataba con el Estado. Y por lo que nos dicen (y lo poco que hemos visto) es muy hábil como para no darse cuenta.

Aguanta, ¿pero él no estaba en el Estado desde el 2001?

Entrevista con el Ministro de Vivienda, René Cornejo

Anuncios

Acerca de Luis Davelouis

Pregunta. La primera vez es gratis.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a ¿Quién le cree a Cornejo? (O ¿Cómo destruir la PCM?)

  1. Pingback: 3 datitos (y una yapa) que Nadine no quiere que sepas sobre su Primer Ministro | El Útero de Marita

  2. Milton Enriquez dijo:

    El Consejo de Ministros, un dream team con un DT de la Copa Perú…

    Me gusta

  3. MANUEL AYLLÓN dijo:

    No sabía que era tan siniestro. Lo pones a la par de Manuel Burga. jajajajajajajajaja

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s