“¿Viste? Hubiéramos llevado al Primer Ministro #ohwait”

premier cornejo congreso

No tener un presidente del Consejo de Ministros con credibilidad y peso propios ha puesto al gobierno del Presidente Ollanta Humala en una seria disyuntiva: o reconoce que su mujer ha venido siendo una influencia política indebidamente relevante en las decisiones del Poder Ejecutivo y ofrece que ello ha de cambiar de aquí en más, o deberá mandar a su casa por lo menos a dos o tres ministros. O las dos cosas.

Reconocer ante el Congreso de la República -y todo el país- que la Primera Dama, Nadine Heredia, de hecho participa o tiene un rol preponderante en las decisiones que se toman en Palacio de Gobierno, irá en desmedro de su propio rol como Presidente de la República, de su autoridad, competencia o incluso prestancia para el cargo que ocupa. Eso, sin considerar que tal episodio hará las delicias de sus enemigos políticos que no se cansarán de repetir: “¿No te dije que era un Cosito?” (En efecto, fue ella la responsable de la salida de su penúltimo Presidente del Consejo de Ministros, César Villanueva, cuando lo desmintió públicamente.)

Por eso, porque ofrecer que esa injerencia acabará sería mentir (¿cómo hará creíble que de aquí en adelante la señora Heredia dejará de meter su cuchara y de despachar con algunos ministros? ¿La va a mandar a otro país? ¿Le va prohibir ver a los ministros como quiso hacer otro ex presidente de la PCM, Óscar Valdés?) y porque el golpe a la institucionalidad sería tan brutal que terminaría por acabar con la poca que queda, esto no va a suceder.

René Cornejo en el Congreso (Foto Perú21)

René Cornejo en el Congreso (Foto Perú21)

El viernes, el actual presidente del Consejo de Ministros, René Cornejo, negó “tajantemente” que lo mencionado líneas arriba sea así. El sábado, el comunicado del Partido Nacionalista difundido a través de Twiter por la Primera Dama, dejaba bastante claro que ni siquiera quieren volver a hablar del tema. Este está zanjado para ellos.

Entonces, aunque echar a dos o tres ministros tendría un efecto parecido, el daño sería menor incluso si consideramos, sin embargo y además, que algunos de ellos acaban de entrar. El Apra ha pedido de manera explícita la cabeza de los titulares de Defensa, Interior y del ministerio de la Mujer (Pedro Cateriano, Walter Albán y Carmen Omonte, respectivamente) y, aunque las demás bancadas no lo han hecho a viva voz, ninguna vería con malos ojos un gabinete con dos o tres cambios en su composición, pues el poder solo se detenta cuando se hace efectivo. ¿Para qué sirve un martillo si no es para pegarle a alguna cabeza con él? Todos necesitan que se lo recuerden. A veces.

En ambos casos, Humala enfrenta una derrota política a manos de un Congreso desprestigiado y opaco, hecho que solo agregaría humillación a la paliza.

Ahora es cuando se ve para qué sirve un operador político de peso: un primer ministro que tenga representatividad y que no sea percibido solamente como una fachada o -peor- un títere con el que no se puede negociar ni se puede acordar nada porque nada depende de él,  o no realmente. Para agregar al problema del Ejecutivo, este ni siquiera tiene una bancada que le sea funcional dentro del Congreso.

¿Qué va a pasar? Carmen Omonte no habría de irse y, si se va, será canjeada por otro peruposibilista. El grupo del ex presidente Toledo está tan débil que no se puede dar el lujo de dejar Palacio y el nacionalismo necesita tanto esos votos (y ahora más) que no romperán palitos con ellos. ¿Podrían buscar una alianza con otras bancadas? Quizás, pero es tan raro que alguien se suba a un barco que zozobra como es conchudo pedirle que lo haga. Sin embargo, la esperanza es lo último que se pierde e incluso mirar a la derecha desde el centro (?) es válido si lo que se busca es salvar el pellejo a toda costa. Lo han hecho antes.

Quizás se vaya Walter Albán. Muchos políticos lo consideran poco adecuado para el puesto que ocupa actualmente, quizás por su falta de agresividad (“no tiene lo que se necesita”, fue lo que nos dijeron), está desengañado del puesto, su proyecto de reforma de la policía (que incluiría despedir paulatinamente a varios miles de efectivos) aún no se discute en el Consejo de Ministros y además ya habría presentado su renuncia hace cerca de un mes. Según nos dicen, si no se ha ido aún es porque no le encuentran reemplazo.

René Cornejo no se irá, aunque ese gesto por sí mismo sería muy bien recibido por la oposición y, con su cabeza en bandeja, quizás dejarían de presionar tanto por la influencia que tiene Nadine y no pedirían más despidos en el gabinete. Pero el Presidente Humala no se puede mostrar así de vulnerable, eso sería como admitir que la Primera Dama lleva la voz cantante y que en esencia, él no decide nada de nada y que cualquiera le puede torcer el brazo con la presión adecuada. Además, si no pueden conseguir reemplazo para Albán, ¿quién va a querer el puesto de Cornejo (que al parecer está allí con agenda propia) después de lo que ha visto que le pasa a todos los presidentes de la PCM?

Diera la impresión de que nadie quiere trabajar con los Humala. Quizás.

Lo que es definitivo es que la Primera Dama, Nadine Heredia, y su fuerte influencia sobre el Poder Ejecutivo se van a quedar, por lo menos, exactamente tal y como están. Porque hay Nadine en el gabinete para otros dos y medio años.

O tal vez más.

ACTUALIZACIÓN:
1. El APRA pide un gabinete concertado y que salga Albán porque lo que buscan, en realidad, es un topo en el Consejo de Ministros y no le interesa que se reforme la policía porque, acto seguido, todo apuntará a la corrupción del Poder Judicial en donde aún les queda gran influencia. Se escudan en que ‘el gobierno es incompetente’ y ‘hay que salvar al país’. Resulta ridículo que una de las instituciones más desprestigiadas del país, con 12% de aprobación, quiera imponerle ministros a Humala, que fue elegido para gobernar y que tiene 25% de aprobación.

2. El Ejecutivo mandó a René Cornejo a negar en los dos canales de señal abierta más importantes que la primera dama tenga injerencia en las decisones. No dijo mucho más, solo eso que es precisamente el gesto que le han exigido al Presidente Humala desde las bancadas de oposición: “deslinde con su mujer y asegúrenos que no interferirá más”. Esto fue el domingo en la noche.

3. Todos quieren la cabeza de Cornejo. Con las horas, se hace más probable que le pidan el sacrificio para no tener que botar a más ministros y que los dejen en paz con el tema de Nadine.

Seguiremos informando…

Humala ministros

Algunas fotografías dicen muchísmo. Como esta. (Foto Prensa de Palacio de Gobierno)

Anuncios

Acerca de Luis Davelouis

Pregunta. La primera vez es gratis.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s