…y Nadine siguió siendo la jefa.

nadine jefaTodo se queda como está.

“Nadine está trabajando como el primer día”, dijo el Presidente Ollanta Humala la semana pasada enmendándole la plana –otra vez– a su maltrecho Presidente del Consejo de Ministros, René Cornejo. Este se pasó buena parte del fin de semana pasado asegurando en varios medios de comunicación que la esposa del Presidente, Nadine Heredia, no interviene en las decisiones del Poder Ejecutivo y en seguida prometiendo que la primera dama mantendría un perfil más bien bajo de aquí en más. Estas declaraciones –y alguna promesa a puerta cerrada, seguramente– bastaron para que el PPC le diera un voto de confianza a su gabinete y lo salvara de la renuncia. Hasta el fin de semana pasado anterior a la votación, el PPC asumió una postura de “esta vez, preferimos la institucionalidad que la economía”

Pero volviendo a las declaraciones del Presidente, estas, además de enmendarle la plana a su primer ministro y de patear al PPC de costadito, le pese a quien le pese y más allá de las aclaraciones, interpretaciones y reinterpretaciones que cualquier observador, con intereses comprometidos o no, quiera proponer, solo significan una cosa: nada ha cambiado ni habrá de cambiar.

¿Por qué? Porque Nadine Heredia encarna, para todo efecto práctico, la supervivencia del partido que llevó a la presidencia a su esposo. Ella es, en esencia, el futuro del partido. Que la nombraran (sí, nombraran, porque eso de “elegida por aclamación” no es democracia, es quién grita más fuerte) presidenta del nacionalismo no fue solo un artilugio torpe para darle sustancia, respaldo y explicación coherente a sus intervenciones en temas de políticas públicas, sino que fue también parte de un proceso. Del único que hay.

Además, su injerencia no es un tema que esté presente en la cabeza de la ciudadanía como lo están, por ejemplo, la seguridad, la educación y a la salud (pues, como dijera Mafalda, lo urgente no deja tiempo para lo importante). La mayor (y mejor) demostración de esto último es que solo se trató con seriedad el tema cuando a la oposición quiso condicionar su respaldo del gabinete Cornejo a condición de que la mujer del Presidente dejara de intervenir. Ni antes ni después y ni siquiera entonces, el Ejecutivo admitió que “el asunto Nadine” fuese un “asunto” en absoluto.

Es probable, también, que siga siendo la guía y consejera de su esposo y el vehículo de los deseos de Confiep, por interpósito ministro de Economía. Confiep ha encontrado en ella una aliada inesperada con llegada a la casa de gobierno, en donde los empresarios solían ser tan bien recibidos durante el gobierno pasado y a donde hoy no los invitan. Por eso la defensa gremial defensa de la primera dama y la amenaza -no tan- velada de que las inversiones se caen y se paralizan si no se votaba a favor del gabinete Cornejo. Porque la institucionalidad quebrantada por las funciones que de facto ejerce la primera dama –con la aquiescencia de su esposo–, les es funcional y beneficiosa a los empresarios reunidos en Confiep. El actual presidente del PPC, Raúl Castro, que en el 2009 pedía investigar a la hoy primera dama por sus conexiones con el “chavismo”, lo sabe (como casi todos en su partido) y juega a hacerse el esperanzado: a él no lo han engañado, no han vuelto a perder confiando y votando a favor y Cornejo va a tener que cumplir con lo ofrecido. Las instituciones, piensan en Confiep, no tienen sentido si ellos no pueden usarlas en su propio beneficio. En todo caso, el PPC es consecuente con sus representados.

Por eso, el que se haya escogido a René Cornejo como presidente de la PCM va en la misma dirección. Cornejo no está al frente de la PCM porque sea un extraordinario político capaz de articular las acciones y decisiones del Ejecutivo con sus contrapartes políticas o estamentales, ni para negociar y lograr acuerdos porque carece de la autoridad suficiente (basta mirar el manejo que se le está dando al tema de la minería informal desde la PCM) y es más bien parco e introvertido, como él mismo ha reconocido. Él está ahí porque su ductibilidad lo hace útil, porque no va a renunciar cuando lo desmientan o le enmienden el discurso como se lo van haciendo ya tres veces en los 30 días que tiene en el cargo, haciéndose pasar por el tonto útil que no es.

El Presidente Humala no es un monigote, pero tampoco es impermeable. Su esposa es percibida por él, quizás, como su única aliada franca y la única que no está allí por un sueldo, un puesto o un contrato con el Estado. Él lo entiende, naturalmente, así.

La pregunta obligada, entonces, es: ¿podrán en el Ejecutivo mantener bajo control las intervenciones de la Primera Dama sobre políticas públicas y decisiones del gabinete? Por un tiempo (quizás hasta julio), tal vez. Lo que ha de suceder, como ya lo ha adelantado el actual presidente del Congreso, Fredy Otárola, el Presidente de la República, el Premier Cornejo y hasta el líder del Partido Popular Cristiano, es que Nadine seguirá participando en el debate público y teniendo un rol importante en las decisiones que se tomen en el Consejo de Ministros y seguirá al frente de esa suerte de ministerio dentro de Palacio, con sus propios asesores y funcionarios que solamente responden a ella.

Cuando lo que la esposa del Presidente diga inflame a sus detractores y críticos por intervencionista, entonces lo habrá dicho como presidenta del nacionalismo o como ciudadana con derecho a opinar. Será la naturaleza del discurso, finalmente, lo que determine quién fue la que dijo qué y cuándo: La Primera Dama o su gemela idéntica, la presidenta del Partido Nacionalista.

Anuncios

Acerca de Luis Davelouis

Pregunta. La primera vez es gratis.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a …y Nadine siguió siendo la jefa.

  1. Pingback: ¿Quién llamó a Cosas para interceder por Nadine? (de tin marín…) | No al gato por liebre

  2. Pingback: ¿Quién llamó a Cosas para interceder por Nadine? (de tin marín…) | El Útero de Marita no al gato por liebre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s