¿El tiro por la culata?

Nadine Heredia (FOTO La República)

Nadine Heredia (FOTO La República)

No. Para poder dispararse a sí misma, Nadine Heredia tendría que haber querido disparar desde el primer momento y no, esa no –pienso– fue su intención. En principio, quería lucirse -en un espacio que usualmente está reservado para modelos, actrices y miembros de la ‘aristocracia’ limeña- como una madre elegante, de origen más bien modesto y de clase media emergente, que consigue lo que se propone a punta de esfuerzo, dedicación, inteligencia y mucha voluntad. Quizás, eso fue lo que le quiso transmitir a su interlocutor, el periodista de la revista Cosas, su ex compañero de promoción, de viaje y de grupo musical diciéndole todo lo que le dijo y se le fue la mano.

“Mira, empezamos igualitos, y ahora los ministros me vienen a preguntar a mí si es que alguno será despedido cuando circulan rumores”.

La vanidad estorba, sobre todo, porque impide mirar y medir las consecuencias de lo que uno hace. Por eso jamás es una buena consejera. Su amigo es periodista y estaba ahí para trabajar, no estaba visitándola para ponerse al día. El error es de ella.

Sin embargo, hay quienes siguen sosteniendo que es prestarse al juego de la Primera Dama pensar que todo se trata de un error. Hay quienes ven premeditación en los acontecimientos: en los gestos, en la ropa, en las joyas, en los twitts, en la carta notarial, en la identidad de los enviados a impedir que la entrevista salga y hasta en las palabras que escoge la primera dama: los “tentáculos de Alan García” en el Poder Judicial, “Mario Vargas Llosa es mi fan”, el ex presidente del Consejo de Ministros, Villanueva, “hacía pactos con otros grupos” y tenía agenda propia inconsulta, “tengo 30% de aprobación” y “yo estuve detrás del Levantamiento de Locumba”, entre otros.

Pero en realidad se trata de una genuina metida de pata y la desesperación de Heredia para impedir que aparezca la entrevista -contrario a lo que algunos piensan- no fue un ensayo deliberado de llamar la atención sino un esfuerzo genuino de deshacer el problema en el que estaba por meter a todo el mundo.

¿Por qué no es a propósito todo el ajetreo?

-Porque en marzo, su marido, el Presidente Ollanta Humala, y el entonces flamante presidente del Consejo de ministros, René Cornejo, se pasearon por todos lados negando que existiera injerencia alguna de Nadine en las decisiones del Estado. Con la entrevista, ambos personajes quedan como dos mentirosos.

-El respaldo para el gabinete Cornejo se consiguió con los votos favorables del PPC a cuyos miembros les juraron que Nadine se abstendría de seguir figurando como venía haciéndolo. Claro, también seguramente con la presión de la Confiep, su principal grupo de representados. Con la entrevista, los del PPC quedan como unos candelejones a los que se les puede engañar con cualquier cuento porque, vamos, nadie más se creyó eso de que la primera dama iba a dejar de intervenir. (Ni ellos).

-La cercanía de Nadine con el Presidente (o sea, es su esposa) la convertía en un canal privilegiado para que el sector empresarial llegara a Palacio (ya que no los invitan). Con la entrevista, Nadine se verá obligada a retroceder, dejará de ser el buen emisario y el puente entre los privados y Ollanta Humala. Será menos útil y deberá evitar, en lo posible, las cámaras. Un intermediario que se mueve bien en la sombra no sirve con los reflectores encima. A Confiep no le conviene eso.

-Los esfuerzos por impedir que la entrevista aparezca han sido la excusa perfecta para que desde el Gurpo El Comercio se empiece a hablar de intervencionismo y amenaza contra la libertad de opinión, un tema que estaba prácticamente zanjado y resolviéndose en el Poder Judicial, resucitado por una torpeza. Eso es como darle piedras al adversario para que te siga aporreando.

Entre la oposición en el Congreso (salvo en el PPC) deben estar felices intentando, sin embargo, ensayar un aspecto grave y de profunda indignación porque el Presidente y sus ministros (Cornejo, Castilla, Cateriano y Jara, principalmente) los han estado engañando todo este tiempo. Más municiones para el enemigo y un rabo de paja más largo y más espeso y pesado que arrastrar para negociar.

-Muchos congresistas nacionalistas que ya se sentían traicionados por los golpes de timón y giros del gobierno de los Humala-Heredia hacia la derecha (el camino de la izquierda al centro es hacia la derecha), deben tener fresca la sangre en los ojos. Resultó que Nadine es amiga de los empresarios, de Confiep, y ha estado abogando por ellos todo este tiempo con el argumento de destrabar las inversiones, muchas veces en contra del interés particular y (esperemos que también) regional de muchos de ellos. Nadine no cambió el polo rojo por un vestido de diseñador, Nadine incendió el polo.

-Por último, con su forma de reaccionar ante esta situación, Nadine demuestra que tiene muy claro el papel heterodoxo que le corresponde como Primera Dama pero no mucho como política. Presionar a un medio a través de terceros (que seguramente después le van a querer cobrar el favor a cambio de nada, porque nada consiguieron), y de forma tan evidente, además, la pinta como una mujer vulnerable y con dificultades para medir las reales dimensiones de las consecuencias de sus actos o, por lo menos, como dicen por ahí, como la esposa del presidente que se siente presidenta y olvida, en público, que no lo es.

Nadine no quería que esto pase y me atrevo a adelantar que estamos en un punto de inflexión. Ella deberá, de ahora en adelante, mantener un perfil más bajo aún que el que dejó entrever en la entrevista, y el Ejecutivo la tendrá mucho más difícil a la hora de pasar leyes, normas y demás documentos a través del Congreso. Amén de que ya no podrán decir, sin estar mintiendo que “Nadine no participa”.

O quizás, ahora sí estén diciendo la verdad. Después de todo, cuando algo termina, algo empieza. Siempre.

Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura

Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura

ADENDUM: Nadine le ha dado en la yema del gusto a todos aquellos que la critican, en el fondo, por su independencia, su insumisión y su carácter indómito. Y sí, también a algunos que la consideran una metete. Gran Hombre Blanco No Gustar.

Anuncios

Acerca de Luis Davelouis

Pregunta. La primera vez es gratis.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s