Explotado hasta los 24

supay 3

La Marcha del 8 de diciembre (Foto: Supay Foto)

Los defensores de la ley que recorta (sí, recorta) los derechos laborales de los jóvenes menores de 24 años han puesto sobre el tapete una serie de argumentos que no dejan mucho mejor parada a la norma.

Vamos por partes.

Quienes favorecen la Ley sostienen que esta es optativa, que uno puede escoger si se acoge o no. Y esto no es tan cierto, porque la ley está hecha -según quienes la promueven y defienden y aunque la ley diga lo contrario- para personas sin habilidades ni instrucción que postulan a puestos de trabajo de muy baja productividad. En estos puestos el que postula no está en posición de exigir nada de nada con respecto a la modalidad de contratación y sus características, aquí es donde funcionan realmente los mínimos de protección que pone la ley.

Las empresas que contraten personal de entre 18 y 24 años pagarán de acuerdo a la calificación de cada individuo y a ley no es retroactiva; por lo tanto, es cierto que no afectará a absolutamente todos los trabajadores que hoy estén entre 18 y 25 años. Pero sí a la gran mayoría. Veamos.

Si a los 23 años eres un graduado de Stanford, nadie que te quiera en su planilla va a querer pagarte como si apenas supieras leer las instrucciones del tarro de leche. Y es más, si así fuera, no importaría porque un egresado de Stanford es empleable a nivel global (porque sí, además habla inglés). Lo mismo si eres egresado de una carrera con alta demanda en el mercado y baja producción de profesionales por año, como ingeniero de minas u oceanógrafo (ah, cierto, eso no hay aquí). Estarás en la misma posición si tienes un talento particular o raro como, por ejemplo, tener unas papilas gustativas especialmente sensibles. También si aprendiste a manejar un torno a los cinco años en el taller de tu papá y a los 18 ya eres un experto tornero. Si reúnes alguna de estas características claro que la ley no te va a alcanzar, el mercado se encargará de que así sea y que te paguen de acuerdo a lo que puedes ofrecer; no hay nada más cierto que eso.

Supay Fotos

Pero sucede que aunque la demanda por personas con facultades especiales y con calificaciones y experiencia para ocupar puestos de alta productividad es siempre alta, no abunda la oferta porque, primero, lo que natura no da, Salamanca no presta (la Universidad de Salamanca, es un dicho español, ¿captas? #OkNo) y el nivel profesional de los egresados peruanos, salvo algunas honrosas y meritorias excepciones, es de los más bajos del mundo. Los cartones tienen crédito de acuerdo a quién lo emite y el que sea otorgado y este avalado por “La Nación” es decorativo: ¿César Vallejo? ¿Ese no era un poeta? Primero te tienen que ver chambear para saber si tu título sirve para más que solo colgarlo en la pared y que digan “doctor” o “ingeniero”.

Tampoco abundan los menores de 25 años graduados del Ivy League pero, más importante que todo esto, es que la gran mayoría de puestos de trabajo que hay son de operarios en el sector productivo o están en el sector servicios que suelen ser de muy baja productividad y casi no se necesitan talentos ni conocimientos especiales para desempeñarlos: dos piernas, dos manos, que pueda hablar, ver y escuchar y, si se puede, que se bañe todos los días y que no se parezca al loco Perochena. Esa es la lista de requerimientos para un puesto de trabajo de los que abundan hoy. Sí, abundan, abre tus clasificados y tu Aptitus.

¿Qué la tasa de desempleo de los menores de entre 14 y 24 años es de alrededor de 50%? Y yo repregunto, ¿no será que muchos de ellos todavía están en el colegio o en primeros ciclos de la universidad? De hecho, aquí, Joan La Torre afirma que en el año 2012 había un millón de desempleados de entre 14 y 25 años (OIT 2012) y para el 2013 había unos 6.2 millones de jóvenes de entre 14 y 24 años de los cuales solo 3.1 estaban empleados (INEI). Mirando las cifras del INEI al 2014, hay 5.7 millones de jóvenes entre 15 y 24 años… pero entre 15 y 19 años hay 2.9 millones, edad escolar o preuniversitaria. Si la economía está mejor, es lógico que el desempleo entre los menores (incluyendo trabajo infantil, que aún existe) disminuya, ¿o no? Si esto no fuera así, ¿por qué afirma el MEF que la ley “beneficiará” (les encanta esa palabra) solo a 260 mil jóvenes?

supay 2Y aquí es donde se pone oscuro porque el presidente de la Confiep, Alonso García Miró -que apoya esta norma, por supuesto- dice que esta no afecta a las grandes empresas que no pagan regímenes diferenciados (¿una agroindustrial que tiene régimen especial y que exporta millones de dólares no es grande?) si no a las “millones de medianas y pequeñas empresas que incrementarán su competitividad”. Aguanta, ¿no era un asunto de informalidad y de cobertura de salud y un poquito de derechos? Y es más, si se benefician unas 260 mil personas, ¿cómo así se benefician millones de empresas? Solo si la ley alcanza a millones de personas.

¿Y cómo podrían ser millones? Pues por “chorreo” (Toledo dixit). La ley impide que se despida a un trabajador para recontratarlo por planilla en el régimen diferenciado. También prohíbe contratar a alguien a menos que estuviera sin trabajo por tres meses pero, más importante, prohíbe que cualquiera que ya haya estado en planilla pase al régimen diferenciado. O sea, esta ley, no es para los que ya están en planilla… o emitiendo recibos por honorarios. ¿Cuál es el beneficio de una empresa de meter en planilla diferenciada a alguien que ya emite recibos y no le genera ninguna obligación? Ninguno. ¿El incentivo tributario por capacitación funciona como aliciente para que lo haga? Difícilmente, porque es más barato ahorrarse la capacitación que descontar 2% de la planilla del Impuesto a la Renta. Y además es menos engorroso y complicado.

Así que los que están se quedan y los nuevos que entren a trabajar entre los 18 y 25 años van TODOS a la planilla diferenciada (salvando las excepciones descritas). ¿Qué es un cuento y que el trabajador elije? No, elije el empleador y el sueldo es un precio. Y seamos honestos; si puedes pagar 2 soles por una Coca Cola en la bodega de la esquina, ¿por qué vas a pagar 3 soles? Es anti económico, sobre todo si lo que necesito es un tipo que lleve un portapliegos de un piso a otro, jale una palanca, conteste un teléfono o empuje el carrito de las compras de alguien más hasta el estacionamiento.

trabajador wongCon el tiempo, todas las personas de entre 18 y 24 estarán en este régimen (salvo las muy bien preparadas, como vimos) incluso en detrimento de los trabajadores de entre 25 y 30 años (porque sí, hay gente de más de 30 que empuja carritos). Y entonces dirán que los jóvenes tienen una ventaja competitiva porque son más baratos y por eso están desplazando a los mayores en tareas de baja productividad… ¿y qué harán? Pues eliminar la ventaja haciéndolos a todos igual de baratos. Simplísimo.

¿Qué los nuevos que no tienen nada ahora tendrán al menos 15 días de vacaciones y seguro de salud y les pagarán horas extra? No conozco ninguna empresa que pague horas extra y cualquier cosa que constituya un costo versus la contratación ilegal por recibo por honorarios se convertirá en una barrera. Así sea un sol. Entonces, lo que hace el gobierno es bajar la valla para todos pero ni así logrará que entren más a la formalidad.

Ahora, si nadie saldrá de la informalidad y nadie entrará a ese nuevo régimen, ¿por qué reclamar la derogación de la ley? Porque aunque a algunos les joda la fórmula, esta ley sí abre una puerta para la precarización del empleo: si con el régimen regular solo uno de cada 10 trabajadores tiene derechos completos y la ley no atraerá a ninguno de esos nueve que no tienen nada (o a muy pocos) desde la informalidad, lo único que en realidad se está haciendo es recortar los derechos del único que sí los tenía. Bien dicen algunos que no hay que repartir pobreza, pero así vamos jodidos.

hiladoLa inversión en capacitación y “empleabilidad” es optativa y, de darse, no hay nada que impida que el trabajador se vaya después, tal y como es ahora. Cuando el empleador asume la capacitación, casi siempre es mediante un contrato aparte en el que se establece que aquella se financia a cambio de un período de permanencia en la empresa o el pago de una penalidad. Las empresas ya tienen un crédito de 1% de la planilla contra el Impuesto la Renta y ahora se puede sumar 2% más. Eso no es nuevo y no cambia en absoluto el panorama con esta ley.

Pero pongámoslo en simple: si tú tienes un solo empleado al que le pagas 750 soles por abrir la puerta pero que te representa un gasto de más o menos 1,050 soles con todos sus derechos laborales ¿no lo reemplazarías por uno que solo te cuesta 750? Bueno, digamos que lo reemplazas pero el señor abre la puerta en una oficina a la que a veces llegan extranjeros, así que hay que enseñarle a hablar inglés al nuevo… o solo a que sepa decir “buenos días, adelante” en inglés. Si lo capacitas, puedes ahorrarte en pago de Impuesto a la Renta hasta el 3% de la planilla. A ver, capacitarlo cuesta casi 200 soles mensuales y lo segundo una mañana de tiempo. ¿Vas a pagar 200 soles mensuales para ahorrarte 22 soles que es el 3% de tu planilla porque es el único empleado que tienes? Encima tienes que hacer trámites y papeleos que antes no hacías… ¿lo vas a hacer? Entonces, te ahorras 355 soles al reemplazarlo por un chibolo pulpín y te metes esa plata al bolsillo. Ese es todo el efecto de esta ley.

call-centerRecapitulando, ¿cuántas leyes se cumplen a cabalidad en nuestro país? Muy pocas. ¿Quiere esto decir que mejor no hay que hacer leyes? No. Esto quiere decir que hay que tener especial cuidado al hacer una ley porque sabemos que en la primera que se pueda, los afectados se la saltan impunemente. Esta no es una apreciación subjetiva, lo vemos a diario y dudo que haya alguien que no se haya topado alguna vez con un impune y sistemático infractor de la ley. En ese sentido, la ley que recorta (sí, recorta) los derechos laborales de los jóvenes menores de 24 años está pensada, dicen, para que estos se califiquen y durante ese tiempo y hasta que aprendan, no le cuesten al empleador como un trabajador calificado. Pero eso no sucederá y discutir si la flexibilización hará que el mercado laboral se formalice es, en nuestro caso, como apostar a los caballos porque las veces en que lo hemos intentado no solo no ha funcionado sino que el empleo se ha precarizado sin impactos en la formalización y, por otro lado, hay estudios que sugieren que funciona a veces y hay otros que dicen que en realidad la formalización depende de muchas más cosas que el solo hacer que botarte del trabajo sea fácil y barato.

Por otro lado, es cierto, como dicen por ahí, que las personas suelen opinar, compartir opiniones o incluso soltar lo primero que se les viene a la cabeza sin detenerse a leer ni a enterarse primero. Esta es, en efecto, una pésima costumbre y lamentablemente casi un pasatiempo nacional. Sin embargo, descalificar con tal argumento a todo aquel que piensa distinto a uno no es ni saludable ni muy elegante. Más aún cuando no se menciona a nadie en particular: hay pocas cosas más populares y de aplauso fácil que levantar el dedo y señalar a todos y a nadie como acostumbra hacer un cura que aparece en una muy conocida emisora de radio los sábados y que jamás dice un nombre; igualito.

Es pues, pienso, pertinente hacer la distinción entre quienes estando a favor de la ley la miran con un escepticismo saludable y quienes están a favor a rajatabla y llaman ocioso, sucio o caviar  a los que no piensan como ellos. El distingo también alcanza, por supuesto, a los que se oponen a la ley aunque no sepan de qué se trata y rechazan de plano todo lo que sea nuevo o diferente de quienes están en contra porque piensan que esta ley no es más que un nuevo caballo de Troya (como de hecho lo es) para seguir desvistiendo al mismo santo para vestir al que ya no tienen dónde poner tanta ropa.

Los que no hacen tales distinciones olvidan que las ganeralizaciones siempre dicen más de quienes las formulan que de quienes metieron dentro.

Nadine Heredia (FOTO La República)

Nadine Heredia (FOTO La República)

Anuncios

Acerca de Luis Davelouis

Pregunta. La primera vez es gratis.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s