Cuando la policía nos mata

Vitoriano agonizando. FOTO El Chino

Vitoriano agonizando. FOTO El Chino

Un agricultor ha muerto durante el paro contra el proyecto Tía María. Victoriano Huayna Nina tenía 62 años y ninguna militancia conocida. ¿Qué cosa lleva a un campesino de esa edad a intentar bloquear una carretera? Es decir, no está ocioso, no es que esté aburrido y no tenga nada mejor que hacer. Pero para ponerlo en términos comprensibles para los indiferentes limeños como yo: su costo de oportunidad entre bloquear la carretera y tal vez terminar muerto en tal afán y hacer cualquier otra cosa, resultó ser infinito.

FOTO La República

FOTO La República

¿Por qué haría alguien algo así? Es decir, ¿acaso no sabe que es ilegal bloquear carreteras? ¿Acaso no ha visto en las noticias que siempre hay sangre y hasta muertos en las marchas? ¿Viviendo en Arequipa, no sabe que la policía dispara si a algún efectivo le parece que tiene que hacerlo? ¿Cuánto le cuesta a Victoriano salir a protestar en vez de quedarse en su chacra trabajando? Afirmar que el muerto -o los que salen a bloquear carreteras, en general- era un tarado o un ignorante o un idiota que se dejó guiar por unos agitadores antimineros izquierdistas aprovechadores terrucos, sin antes responder a estas preguntas es, nada menos, que de débiles mentales.

Exactamente como sucedió en Pichanaki, donde la protesta tenía años incubándose antes de que se produjeran las movilizaciones; el proyecto de Southern (empresa con tremenda reputación, por lo demás), Tía María, se paralizó durante el gobierno del ex presidente y hoy candidato, Alan García. Aquí no hay ningún nuevo reclamo, han pasado los años y las inquietudes y temores de la ciudadanía en la zona de influencia e impacto del proyecto no se han disipado: agua, medio ambiente, sostenibilidad, bienestar. ¿De quién es esa responsabilidad?

Isla 2 Protesta divertidaAl principio, nadie sabía cómo fue que Huayna Nina se hizo la herida a través de la que se desangró hasta morir. El director de la red de salud de Islay se limitó a decir que falleció producto de una ‘lesión externa de grandes vasos en el miembro inferior derecho” y que sería necesario esperar los resultados de la necropsia para determinar la verdadera causa de la muerte. En Lima, se filtró información según la cual la muerte del campesino (decir “ciudadano” sería lo adecuado) no tenía que ver con la policía pues esta no se encontraba armada (según declaró el jefe de la Región Policial Sur, general Luis Blanco). Solo cuando la necropsia confirmó que en efecto se trató de una herida de bala, el jefe máximo de la policía, el ministro del Interior, José Pérez Guadalupe, finalmente admitió que un policía pudo haber matado a Victoriano y, por ello, relevó a los mandos operativos de la zona. Menos a Blanco.

Como si esa noticia no fuera lo suficientemente trágica, hoy apareció este video, en el que un policía le “siembra” (coloca como si ya lo hubiera tenido) un verduguillo (fierro afilado y largo preferido por los delincuentes) a un manifestante detenido que venía desarmado y le muestra esa mano a un periodista que convirtió eso en foto de portada. Véanlo ustedes mismos, el video dura cerca de 7 minutos pero con dos minutos tendrán la imagen más o menos clara.

La pregunta que me aterra hacer es la siguiente:

Cuando la policía se vuelve contra las propias personas a las que se debe y se comprometió a defender, ¿qué nos queda? Cuando la policía utiliza los mismos métodos que utilizan los delincuentes (que se supone persiguen) para incriminar a terceros, ¿a quién podemos recurrir? Cuando la policía te dispara a matar por defender tu derecho a vivir, ¿de qué desarrollo hablamos? ¿De qué sirven 20 años de crecimiento y un presidente preso?

¿De quién carajo es la policía?

El fotógrafo que tomó esta imagen vio todo lo demás. Correo publicó esto, pero al menos tuvo a decencia de bajarlo ante el engaño evidente.

El fotógrafo que tomó esta imagen vio todo lo demás. Correo publicó esto, pero al menos tuvo a decencia de bajarlo ante el engaño evidente.

Anuncios

Acerca de Luis Davelouis

Pregunta. La primera vez es gratis.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cuando la policía nos mata

  1. ylla56 dijo:

    NUESTRA HISTORIA LO REAFIRMA: “EL EJERCITO PERMANENTE Y LA POLICÍA SON LOS INSTRUMENTOS FUNDAMENTALES DE LA FUERZA DEL PODER DEL ESTADO.” (LENIN)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s