Papa Noel debe morir (mea culpa en dos tiempos)

 

veroleia

De un tiempo a esta parte tengo un problema con eso de la ilusión y la imaginación y el entusiasmo y en general con el optimismo. Son como mandarle una carta a Papa Noel: todo bien si eres un chibolo de 4 años, pero si a los 5 sigues creyendo que un panzón vestido de rojo y botas negras para nieve te trae regalos en su trineo jalado por renos en verano, eres un menso. A los 20 ya ni te digo. Y es así precisamente como veo cierto optimismo. Pero ojo (esto es para mis queridos analfabetos funcionales), estoy diciendo que es un problema mío y por lo tanto es mi responsabilidad solucionarlo o dejarme aplastar por él. Decía, insisto, que pienso que el optimismo es como ponerle cenicero a una moto o freír arroz en una sartén con hueco: el optimismo tiene una utilidad muy dudosa.

En un par de artículos de The Economist (Crazy Diamonds del 2013 y Searching for the Invisible Man del 2006) dos estudiosos (Daniel Isemberg y William Baumol, respectivamente) sostenían que para ser un emprendedor o un empresario había que estar medio chalado. Un poco. Era necesario un sesgo optimistoide para poder ignorar buena parte de los riesgos, para poder hacerlos a un lado o ser relativamente inconsciente de todo lo que podía salir mal. ¿Por qué? Porque la capacidad de estar al tanto, de ser perfectamente consciente de algo, puede impedir la acción. Y tiene sentido: si uno está perfectamente al corriente de todos los riesgos involucrados en un emprendimiento en el que invertirá su tiempo, esfuerzo y dinero (todos recursos escasos), entonces lo más probable es que uno nunca haga nada o prefiera que lo haga alguien más. Las personas con los pies muy bien puestos sobre la tierra no son particularmente dadas a hacer negocios más por los riesgos que esto implica que por cualquier otra razón.

career-chimp-2Por supuesto, esto no siempre es así. En muchísimas oportunidades los emprendimientos están basados en innovaciones anteriores, en mercados asentados y en necesidades ya creadas. Es decir, la inmensa mayoría de los que emprenden tienen los riesgos bajo control hasta el mínimo detalle. Incluso, por contactos o prebendas consiguen las licencias, los permisos y  a veces, como las AFP, hasta la clientela cautiva con la complicidad del Estado. Con condiciones como esas, hay que ser muy bestia para no ser un empresario exitoso.

Pero existen unos pocos empresarios que se sacan la madre, hacen su tarea, crean necesidades, abren mercados, innovan y logran sostener sus negocios hasta el éxito. Esos son los menos, claro, pero existen, no son unicornios (de esos hablamos otro día).

Extrapolando, lo mismo pasa en la política. Sin esperanza, sin ilusión, sin fantasía, sin amor, sin ternura y sin entusiasmo -sin locura- es imposible pretender que se produzcan cambios significativos que afecten las superestructuras del Estado o de la sociedad. Imposible. Ni siquiera los cambios más superficiales y cosméticos. Pero yerro en la elección del verbo: no es imposible pretender, es imposible creer. ¿Cómo podría cambiar con entusiasmo algo que ha permanecido igual por cientos de años, incluso después de las guerras de la independencia y del salitre? ¿Cómo podría ser diferente a punta de fantasía un país con gente que todavía sueña con alguna forma de nobleza que la eleve por encima del prójimo? ¿Cómo se construye con ilusión una sociedad sin prójimos, donde todos son contrapartes o potenciales amenazas, donde todos se miran por encima del hombro y han contagiado de esas formas estúpidas hasta a quienes no lo tenían por costumbre ni de clase ni de “raza” ni de credo?

Nadie emprende aquello en lo que no cree. O no debería. Por eso, quien se manda a hacer una carrera política por vocación me inspira un respeto enorme porque, básicamente, pienso hoy que es algo que yo jamás haría. La suciedad está tan extendida, la corrupción tan enquistada en la esencia misma del ejercicio político, que me repele del puro asco. Y pienso que esa sensación está tan generalizada entre los peruanos que muchos han preferido abstenerse de intervenir en política y es por eso que nos quedamos con el ripio que es el que accede a esos puestos en los que debería haber gente proba y con vocación. Porque sí, todavía no hemos inventado una manera de administrar un país sin políticos. (Y solo por si acaso, tal cosa no es deseable con la presente y absurda precariedad de la condición humana).

portada43

Por supuesto, siempre habrá quienes entran en política para llenar el vacío dejado por los asqueados; quienes son movidos por las prebendas, los favores y la ventaja; por la posibilidad de lucrar. Los que buscan entrar a la fiesta cuando ya se armó. Para estos, la política es la alternativa a poner un chifa o un casino: no hay ninguna vocación de servicio al país o a la sociedad; están y se quieren mantener allí solo para servirse a sí mismos. Y a cualquier precio. Así, ¿cómo no van a ser corruptos?

Y en el medio de todo eso están todas estas personas que sueñan con una política diferente, con una transvaloración de todos los valores de manera que el humano vuelva a ser algo que nunca ha sido, un ser muy parecido al buen salvaje de Rousseau: solidario, empático, comprensivo, generoso, sacrificado, elevado, moral, ético, pero sobre todo bueno. Sí, o te da ternura o te da cólera, a mí me da cólera. Algunos lo creímos imposible pero deseable: en el camino al extremo utópico se pasa por el centro y, con un poco de suerte y mucho trabajo, se alcanza el equilibrio. Y entonces, a nuestra manera, apostamos.

veronika-mendozaPero de nuevo: nadie puede ni debe ser lo que no es. Ni debería intentar ser quien no es para satisfacer a alguien más. Nunca. Hartos de los mismos corruptos y deshonestos de siempre, algunos de nosotros convertimos a Verónika Mendoza en nuestra propia alternativa a todo eso: trabajadora, leal, consecuente, inteligente, valiente. Todo eso que los miserables de siempre no son ni finjen ser ni quieren ni podrían ser así se lo propusieran. Y entonces, raudos, desempolvamos nuestras esperanzas, nuestras expectativas y nuestra ilusión sin que ella nos lo pidiera ni nos ofreciera nada de nada. Lo hicimos gratis, de puros entusiastas, emocionados quizás, tontamente, por un desempeño más o menos destacado en uno de los peores Congresos de nuestra historia.

Sospechábamos de las viejas estructuras de la izquierda que le daba apoyo y acogida: de su pretendida horizontalidad inoperante, de su asambleísmo compulsivo e inútil, de su lambisconería merca, de sus microespacios de poder donde el encargado de guardar la llave de la sala de reuniones se cree con capacidad y derecho a decidir quién se reúne, cuándo y para qué. Sabíamos que era carne con hueso, pero no sabíamos cuánto hueso.

CPUFI

Pienso que el descorazonamiento es siempre responsabilidad de quien a la postre termina siendo descorazonado porque, de algún modo, siempre sabe en dónde se mete. Y de nuevo; muchos de nosotros convertimos a Verónika Mendoza en la depositaria de todas nuestras expectativas y esperanzas de una izquierda distinta y renovada sin ninguna prueba ni promesa por parte de ella o de la gente que la acompaña. Más tarde, en la performance de la campaña se nos fue despintando el barquito que nosotros mismos habíamos pintado en nuestras cabezas como se nos dio la gana, llenos de ilusión, pensando en nuestros propios deseos y no en la realidad que estuvo todo el tiempo allí. Esta realidad apolillada, tiesa como una gallina vieja y fría y contundente como el permafrost de la Siberia rusa: nada ha cambiado ni puede cambiar porque no tiene cómo. No hay ni las capacidades, ni la voluntad. Uno de los problemas de la democracia es que es muy difícil reconocer sus límites; nadie sabe en dónde “la voluntad de incluir, de no invisibilizar” se convierte en un pandemonio de mierda.

11906728_911812092234269_6931027155825345659_oEsa es la realidad que ya cayó por su propio peso y que nosotros mismos elegimos no mirar, quizás, un poco para variar y no ser otra vez los que votan siempre blanco o viciado o para que salga el menos malo o para que no salga el peor. En el camino, la frustración de la inconsciencia nos empujó a hacer críticas que fueron subiendo el tono hasta convertirse en burlas y bullying; aprovechando la orfandad creativa y estratégica de la campaña y sus gestores, el candor de sus entusiastas partidarios ilusionados y su clamorosa falta de experiencia y malicia y la clara incapacidad de poner orden desde adentro y desde arriba; todas condiciones indispensables para hacer una campaña política en buena lid en un país tan cínico como el Perú.

Aquí dice que la mujer peruana en la imagen de Veronika es leal y joven. Capaz, comprometida y honesta hubiera quedado mucho mejor.

Aquí dice que la mujer peruana en la imagen de Veronika es leal y joven. Capaz, comprometida y honesta hubiera quedado mucho mejor.

Al menos por mi parte, no me volveré a referir a la estrategia ni a la campaña del Frente Amplio; no tiene sentido. Las críticas constructivas y razonables no son tomadas en cuenta y más bien son rechazadas con una suficiencia que uno podría esperar quizás de Alan García o de Donald Trump. Pero no llegan ni a Rolando Breña.

Estudiaré mi voto con más disciplina. Pienso que es necesario que el FA ponga a algunas buenas personas en el Congreso pero ni un pie en Palacio. En lo que a mí respecta, lamentablemente solo hay un par de candidatos del FA que valen la pena. Ahuyentaron a varios que hubieran podido hacer la diferencia; otra oportunidad perdida. Ojalá al menos esos dos lleguen al Congreso, es importante. Y sobre todo, ojalá que no pierdan la inscripción. Con todas sus taras, son necesarios.

Mil disculpas por el estrés extra, estimada Verónika, igual votaré por ti.

O por Julio Guzmán.

Son mi mal menor.

Esto, sin duda, se le ocurrió al mismo que le puso nombre al C-PUFI.

Esto, sin duda, se le ocurrió al mismo que le puso nombre al C-PUFI.

Anuncios

Acerca de Luis Davelouis

Pregunta. La primera vez es gratis.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Papa Noel debe morir (mea culpa en dos tiempos)

  1. MagoDeOz dijo:

    Chancho, convóquenla al #ChicharronPress este fin de semana a ver si se observa otra performance distinta y demuestra que quiere cambiar de estrategia. Si no para mandarle de buena vez a la #%$#$%. Guzmán puede dar la sorpresa ese ese pelotón por la baja: pero tengo mis sospechas de que Belcorp tiene algo que ver con su campaña.

    Pd. pago por ver la confrontación con “Jabón” Moya y #LaVero.

    Me gusta

  2. OSCAR SIMON ORTIZTIMOTEO dijo:

    Totalmente contradictorio, castrante y derrotista; parece que, a pesar de tu oficio, careces de información actualizada sobre el FA y sus equipos de trabajo. Entonces cuál es la alternativa.
    Pero es una opinión y como tal se respeta.
    Por nuestra parte, a votar por Vero y su lista con convicción.

    Me gusta

  3. Nilo Vizcarra dijo:

    ptm me llega tanto derrotismo adelantado carajo……. de qué se trata esto?? de poder decir después “yo sabía”, “yo te dije”, en serio?? ….cuando llegue el momento, se harán cuentas …. si quieres apoyar y no hay nada constructivo por decir, mejor cállate ……por ahora, a llorar al baño a puerta cerrada

    Me gusta

    • “Si quieres apoyar y no hay nada constructivo por decir, mejor cállate”. Es una lástima que no veas nada constructivo en lo que acabas de leer. Sin embargo, está allí. Gracias por tu perspicaz y enormemente tolerante y democrático comentario, Nilo.

      Me gusta

  4. Marcos Parco dijo:

    “Amigos, de consejos no vive una campaña. Alguien nos puede dar plata? No tenemos a los financistas de los demás, ni consultoras inversionistas, ni medios de comunicación a nuestro favor, ni universidades para aprovecharnos de sus ganancias ni de sus alumnos. No hay plata como cancha ni macroconsult que mueva nuestros hilos, pero hay corazón de sobra, y mucha ilusión en que las cosas sí pueden ser diferentes, con los de abajo, con la gente, con los que no gozan de las ventajas económicas de los que hicieron las leyes y las quieren mantener como están, sin derechos laborales, empobreciendo a la clase media, endeudando a los estudiantes. Y si no tienes plata, también puedes hacer más cosas que quejarte por Facebook y pedir cabezas.

    Puedes involucrarte en el plan de gobierno, por ejemplo, siempre nos faltan manos, y mujeres y jóvenes capaces sobran, puedes traer tu cámara fotográfica y hacer las fotos que necesitamos, puedes subir a los carros y volantear, puedes hacer muchas cosas sin ser militante, solo con la consigna de que la derecha no debe gobernar más, venga con el disfraz que venga, porque todos están cortados por la misma madera, sea joven o viejo, sea mujer u hombre, tenga los estudios que tenga o que con las justas sepa hablar pero sí mentir y contrabandear, es derecha, es conservadurismo, es autoritarismo y también es corrupción porque han tendido sus sierpes en el Estado desde hace más de 20 años y no lo quieren soltar, porque saben que es fácil engañarnos, porque no les cuesta nada gastarse unos milloncitos con tal que no entre quien emplace a las mineras, quien ordene el territorio, quien tenga tolerancia cero con la corrupción, quien cuide el ambiente y escuche la decisión de los pueblos sobre sus tierras, de los estudiantes sobre sus universidades, de las mujeres, LGTBI, niñxs, ancianos, afros, indígenas, campesinos, sobre sus vidas. A ellos no les cuesta nada pero a nosotros nos cuesta todo, nos cuesta un país completo, nos cuesta la dignidad y la calidad de vida de millones de peruanos. Súmate a la campaña o haz tu propia campaña, pero no sigas sentado rumiando “nuestros” errores, que la vida no es eso, la vida es hacer algo para cambiar lo que está mal, y tú sabes que el Perú está mal, no dejes que se ponga peor” (Vero Ferrari).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s